Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

la atalaya

Conventos

Fernando Valdés Fernando Valdés
19/02/2018

 

Se está haciendo un gran esfuerzo, aunque nunca sea suficiente, para conservar nuestro patrimonio histórico. Y la labor no es fácil, porque las sociedades han cambiado y muchas de sus obras se han quedado, sin remisión, fuera del uso para el que fueron pensadas. Los castillos ya no defienden nada y se está agudizando el problema de las iglesias y, sobre todo, de los conventos. El modo de vida y de creencia que los sustentaba se va reduciendo. Esa manera de sentir la religión católica tiene cada vez menos seguidores. Hay que importar practicantes de terceros países. Pero casi nada resulta, a medio y largo plazo, una solución. Los conventos se vacían y dejan abandonado un patrimonio enorme. No me refiero a los bienes muebles, que pueden trasladarse a un museo, aunque pasar de un sitio a otro siempre suponga una pérdida de valores y de contenido. Escribo sobre esos inmuebles que, cuando quedan desocupados, lo pierden todo. Quedan abandonados y con un difícil aprovechamiento. En especial si en una ciudad son varios y el proceso se produce en un corto plazo de tiempo. Esto está sucediendo ya en poblaciones españolas con un patrimonio monástico importante. En Badajoz, por suerte, aún no ha adquirido las dimensiones que en Toledo, tampoco las cifras iniciales son equiparables, pero acabará ocurriendo. Ya ha habido un caso no hace demasiado.

En la comunidad autónoma vecina el proceso preocupa, y mucho. No es una cuestión ideológica, a pesar de que a alguien eso también lo tenga inquieto. Es que en un casco histórico como el de la ciudad del Tajo, que ha sido una de las capitales religiosas históricas de España, con una elevada cifra de conventos, la mayoría de clausura, habitados hasta ahora y declarados Bien de Interés Cultural la reducción de las comunidades que los habitaban y mantenían, primero, y el traslado de las religiosas a otros más sostenibles y habitables, después, está siendo un desastre de proporciones enormes. Supongamos que la Administración es capaz de adquirir los inmuebles, ¿qué hace con ellos? Restaurarlos es caro y difícil. ¿Y el destino? ¿Hay demanda para tantos hoteles en un casco que tiende a la desertificación? ¡Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…!

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.