+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

TODOS INTENTARAN QUE NINGUN NIÑO SE QUEDE FUERA

Los cuatro comedores escolares de Badajoz abren hoy sus puertas con listas de espera

Los espacios educativos saludables ofrecen 120 plazas en los colegios Lope de Vega, Cerro de Reyes y Fátima. La Asociación de Vecinos del Gurugú sobrepasa las 60 solicitudes, que atenderá en sus instalaciones

 

Usuarios del comedor del Gurugú, el verano pasado. - Foto: S. GARCIA

No solo irán a desayunar y a comer, sino que disfrutarán de actividades de convivencia con los otros niños, piscina, talleres, visitas a museos y apoyo escolar, como en cualquiera de los otros campamentos de verano que se organizan en la ciudad. Hoy abren sus puertas en Badajoz los cuatro comedores escolares que van a funcionar estos meses: los tres denominados espacios educativos saludables que realiza la Junta de Extremadura con un programa regional que gestiona Cruz Roja y el que organiza desde hace tres años la Asociación de Vecinos del Gurugú. Todos empiezan con listas de espera.

Los tres espacios educativos saludables se han organizado en los colegios Lope de Vega, Cerro de Reyes y Virgen de Fátima. El Fátima se encuentra en la margen derecha y en los últimos días se había producido una confusión porque desde Cruz Roja se informó de que funcionaría en el colegio de La Luz, en Valdepasillas, pero la Junta aclaró a este diario que en ningún momento ha barajado estas instalaciones y desde el principio se había previsto el Fátima, como así contaban en el propio colegio y en el ayuntamiento, que es el que cede los espacios necesarios para el desempeño de esta actividad.

Estos tres colegios ofrecen 120 plazas (40 en cada centro). Según la información facilitada por el coordinador regional de Cruz Roja, José Aurelio González, hasta el viernes había confirmados 113 niños, pero confiaban que se ocuparía toda la oferta porque existían 20 en lista de espera, pendientes de los informes sociales, con lo cual entrarán otros 7. Cruz Roja prevé la posibilidad de reubicar y distribuir entre las poblaciones con exceso de demanda las plazas previstas en otras donde no se ha cubierto. El programa regional contempla 1.080 niños en toda la comunidad autónoma y si una localidad no cubre el 100% de sus plazas asignadas, las sobrantes se asignarán a aquellas donde hay lista de espera, como es el caso de Badajoz. La oenegé tiene establecido una ratio de incorporación de un monitor por cada diez niños.

Los padres tienen que llevar a sus hijos cada mañana a las 9.30. La organización está pendiente de que el ayuntamiento confirme por escrito la solicitud de facilitar el servicio de autobús gratuito a aquellos niños que vivan alejados, además del acceso a la piscina. Respecto a las quejas de los vecinos de Suerte de Saavedra porque el barrio no cuente este año con comedor, el coordinador de Cruz Roja señala que no es un problema que la organización pueda resolver, porque es un programa financiado por la Junta y el Gobierno central con implicación del ayuntamiento.

González apunta que el programa incluye actividades de ocio, medioambientales, educación en valores, hábitos saludables y de estudio y cultura. "No se trata de un comedor, éste es el complemento final, aunque el objetivo también sea que niños en situación de riesgo o exclusión social tengan asegurada la manutención en verano". Las familias llegan derivadas de los servicios sociales municipales mediante un informe social, además de los usuarios que ya atiende Cruz Roja.

Por su parte, la Asociación de Vecinos del Gurugú dispone en sus instalaciones de 50 plazas, pero el viernes ya tenían lista de espera y seguían recogiendo solicitudes. Julio Rodríguez, dinamizador, comentó que su intención es acogerlos a todos porque aunque están limitados de espacio, hay niños que "van fallando" porque los padres se van a trabajar fuera. Como ocurre con los espacios educativos saludables, en este comedor los usuarios disfrutan de actividades de ocio y de seguimiento escolar y dan continuidad a los talleres que organiza la asociación todo el año para los niños del entorno, sin distinciones. Cuenta con financiación de la Fundación Caja Badajoz y aportaciones del Banco de Alimentos y de empresarios del entorno, que colaboran con sus productos.