Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RESPUESTA SALOMÓNICA A LA QUEJA DE LA AMPA DEL COLEGIO aRIAS MONTANO

El Defensor del Pueblo exige a la Junta y al ayuntamiento un acuerdo sobre conserjes

Esta institución pide a ambas administraciones «un esfuerzo» de coordinación y colaboración. Reconoce que esta competencia no está clara y que hay que concretar las funciones de este trabajador

 

El Defensor del Pueblo ha llegado a una conclusión salomónica en el conflicto de Badajoz con los conserjes de los colegios públicos. En respuesta a la queja que formuló la asociación de padres (ampa) del Árias Montano, esta institución acaba de resolver que es necesario que la Junta de Extremadura, como administración responsable del desarrollo de la actividad docente, y el ayuntamiento, al que compete la conservación, mantenimiento y vigilancia de los edificios, concreten el alcance de estas tareas y determinen «con mayor precisión» cuáles son las funciones que debe prestar un conserje en la actualidad, para así dilucidar si deben ser asumidas por una u otra administración.

Como conclusión en su informe, el Defensor del Pueblo recomienda al Ayuntamiento de Badajoz que «en el menor espacio de tiempo posible» proceda a establecer los contactos que sean necesarios con la Junta de Extremadura «al objeto de estudiar de manera conjunta las funciones, organización y gestión del servicio demandado por la comunidad educativa, en función de las necesidades actuales de los centros escolares, de tal forma que se garantice la cobertura necesaria durante toda la jornada escolar». En segundo lugar, y una vez que se hayan concretado las tareas fundamentales a realizar por los conserjes, ambas administraciones deben decidir cuál de ellas asumirá esta competencia y establecer un calendario concreto de ejecución de las actuaciones que se determinen para reponer esta figura en los centros de Infantil, Primaria y Especial.

La respuesta del Defensor del Pueblo ha llegado a todas las partes hace unos días y a ambas administraciones solicita que antes de un mes le remitan la información que ponga de manifiesto que aceptan las recomendaciones que les realiza o, si no es así, por qué motivos.

ESTÁ SOLUCIONADO / Esta informe llega casi un mes después de que, en la práctica, el conflicto de los conserjes en los colegios de Badajoz esté resuelto, si bien el equipo de gobierno municipal nunca ha reconocido que los trabajadores que desde el 9 de enero realizan labores de apoyo en los centros educativos son conserjes. Esta figura ha ido desapareciendo paulatinamente de los colegios de la ciudad y hasta de la Relación de Puestos de Trabajo del ayuntamiento. El último conserje fue el del Árias Montano. Este colegio lideró la lucha por la recuperación de estos trabajadores, a la que se sumaron el resto de centros y la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Freampa). Tanto se enconó la situación, que 16 colegios decidieron no participar en actividades municipales hasta que no hubiese conserjes. Llegados a ese punto, el equipo de gobierno cedió y resolvió el problema repartiendo a trabajadores de la bolsa de empleo de limpieza entre todos los centros en horario de mañana, con funciones semejantes a las de los conserjes.

Mucho antes, la ampa del Arias Montano ya había dirigido una queja al Defensor del Pueblo para tratar de recuperar esta figura, que fue admitida en marzo. Paralelamente, la Freampa envió otra queja sobre el mismo asunto a finales de mayo, que también fue admitida, aunque aún no ha recibido respuesta, según confirmó ayer a este diario su presidente, Joaquín León.

En su respuesta al Defensor del Pueblo, el ayuntamiento insiste en que cumple sus competencias de conservación, mantenimiento y vigilancia de los edificios de los colegios y aduce que las tareas de un conserje corresponden a la Junta, ya que forma parte de la prestación del servicio educativo, como el comedor o el transporte escolar. Además razona que la competencia municipal en educación será totalmente transferida a la comunidad autónoma, que asumirá su coste.

En todo caso, el Defensor del Pueblo considera «del todo comprensible» la preocupación de la ampa por la supresión del conserje pues «supone un elevado riesgo para el alumnado y una enorme sobrecarga para el equipo directivo y docente». A la vista de la información recibida, esta institución deduce que el fondo de la cuestión se debe a la controversia mantenida entre el ayuntamiento y la Junta a la hora de determinar el alcance y titularidad de las competencias previstas en la Ley de Bases del Régimen Local y si se incluyen o no en estas responsabilidades las funciones de los conserjes. Con la entrada en vigor de la Ley de Sostenibilidad de la Administración Local el sistema de competencias municipales «ha sufrido un importante cambio» de forma que las normas reguladoras del sistema de financiación de las comunidades autónomas y de las haciendas locales deben prever en qué términos las administraciones regionales asumen la titularidad de competencias educativas en manos de los ayuntamientos.

Pero el Defensor del Pueblo apunta que mientras no se regule el sistema de financiación y ante la ausencia de una fecha límite para articular el traspaso de medios económicos, materiales y personales previstos en la citada ley, los ayuntamientos tienen que ejercer las competencias previstas y asumir la conservación, mantenimiento y vigilancia de los colegios. A partir de esta premisa, ambas administraciones deben concretar el alcance de estas tareas y la que asuma las funciones de los conserjes deberá regular el contenido funcional de su grupo profesional evitando hacerlo de forma genérica, para así evitar problemas de interpretación en la comunidad educativa «y eventuales conflictos de difícil resolución, como así viene sucediendo actualmente con las tareas asignadas».

Reconoce el Defensor del Pueblo la «complejidad» de este debate desde el punto de vista competencial, por eso considera que, en defensa de la educación pública, es necesario reconducir la situación y que ambas administraciones realicen «un esfuerzo» en fomentar la coordinación y colaboración, de forma que se solucione el problema planteado.

Las noticias más...