Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

disidencias

Despedidas

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
17/07/2018

 

Muchos años después, frente al ejército de ausentes que cada día le fusilan con gestos casi olvidados, con acentos muertos, con imágenes difuminadas por el tiempo y con momentos borrosos y llenos de altibajos, su cuerpo ya herido por los años y tantas crisis de tristeza y melancolía habría de recordar aquellos días eternos cuando su padre y su madre lo enviaba a campamentos que parecían de hielo. En Redondela, cuando los monstruos de acero y cemento aún permitían ver a lo lejos las casas de pescadores de La Antilla y los camaleones eran un descubrimiento. En Chipiona, bajo pinares inmensos y tiendas de campaña que emulaban hoteles de cuatro estrellas y un jefe de campamento que ofrecía, por un día, caracoles en el menú. En Denia, cuando el amor tardoadolescente concurría en las faldas del Montgó frente al Mediterráneo y entre horchatas y fartons las pasiones se desataban entre besos robados y furtivas miradas que aún siguen hablando desde allá a lo lejos. Eran días de verano del Dúo Dinámico, amores primeros entre sollozos y esperanzas que se alimentaban con cartas durante todo un año.

Son días de verano de Amaral que ya no son días de nada porque el viento se los llevó y un cielo de nubes negras ha cubierto todos los adioses que han existido desde entonces. Los veranos son encuentros y desencuentros, regueros de amistades nuevas y toneladas de vacíos. Lo veranos son tiempos para que alguien llegue a nuestra vida, la revolucione, la ponga del revés, despierte los sentidos, afloren cosas en nuestro interior que no creíamos que existieran y son, también, días para soñar a medias, para creer que no se puede, que no se debe, que no se tiene. Los veranos son tiempos de sol y lágrimas de añoranzas, Borges abriéndose camino («En qué hondonada esconderé mi alma / para que no vea tu ausencia / que como un sol terrible, sin ocaso, / brilla definitiva y despiadada? / Tu ausencia me rodea / como la cuerda a la garganta, / el mar al que se hunde»), nostalgia quemada porque la persona a quien amas como un adolescente en tirolina, como un joven tirándose a la vía, se marcha al País de Nunca Jamás. Tiempos de mirarse de frente, quién sabe si por última vez, y recordar con Gabo que «las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra».

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.