Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

en positivo

Dialogar

 

Soy de una generación que llegó a la mayoría de edad con La Clave, un programa de debates en directo. Era en TVE2, cuando solo había dos cadenas y que durante muchos años tampoco llegaba a Extremadura. Tras una película, seis contertulios dialogaban con gran educación, respeto, buenos modales y argumentos, moderados por José Luis Balbín. Mucha gente los seguía, los comentaba y valoraba la opinión de quien pensaba de manera distinta intentando entender razones y aproximarse a la verdad. Poco tenía que ver con la Tv espectáculo actual como Sálvame, donde prima el enfrentamiento, lo efímero y el conflicto, siendo consciente el público, en muchas ocasiones, de que el tema de debate es puro montaje mediático y que la verdad es indiferente.

En la Transición la sociedad venía escaldada de una guerra que había partido el país y que nos había ocultado gran parte de la realidad. La gente tenía ganas de superar cuarenta años de buenos y malos y tenía necesidad de escuchar a los otros, crear espacios de convivencia y diálogo, y de conocer la verdad. ¿Qué ha pasado en estos cuarenta años para que a nadie le importen las razones ajenas y solo aquello que le refuerza sus propios prejuicios, aunque sean mentira? La violencia se está apoderando de nuestra convivencia cotidiana y lo importante es imponerse al adversario. Dicen los estudios que la gente presta más atención a la mentira y que se difunde más rápido que a la verdad. La gente golpea a los médicos en los hospitales, los niños ejercen violencia en las aulas, los hinchas se enfrentan en cada partido y los padres de los niños se enzarzan entre ellos cuando no la toman con el árbitro o el entrenador. Estos días se habla mucho de feminismo, pensiones o inmigración, pero parece que solo se puede tener una línea de pensamiento y si se piensa distinto es mejor ocultarlo. Hemos creado un mundo efímero, de usar y tirar y de rápidas recompensas, hemos perdido la paciencia, el respeto a la diversidad y a la convivencia y el valor de la verdad. Cómo echo de menos La Clave, aunque me temo que hoy solo se difundirían y se verían los momentos seleccionados con intencionalidades manipuladoras. Tenemos que escuchar y dialogar más.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.