+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

COMBA 2020

Los doce apóstoles del carnaval pacense

La última jornada de preliminares concluyó con el anuncio de las murgas clasificadas para las semifinales del concurso. De entre las 24 participantes, pasan 12 a la siguiente fase, que se celebrará el martes y miércoles próximos.

 

Los oliventinos de la murga Los Camballotas encarnan a moribundos con muchas ganas de guasa. - ANDRÉS RODRÍGUEZ

Antonio Galván González
15/02/2020

Pasadas las dos y media de la madrugada, y a través de una pantalla informativa situada en la Plaza de San Francisco, eran revelados los nombres de las murgas que podrán subir a las tablas del López de Ayala al menos en una ocasión más durante la celebración del COMBA 2020.

Las 12 agrupaciones elegidas, que volverán a actuar el martes y miércoles próximos, son: Las Chimixurris, Los Camballotas, Los Chungos, De turuta madre, Water Closet, Los Mirinda, A Contragolpe, Los 3W, Yo No Salgo, Marwan, Al Maridi y Los que se reparten el testamento.

Pero antes de que se conocieran los semifinalistas, actuaron sobre las tablas del teatro noble de la ciudad de Badajoz seis agrupaciones. Cuatro de ellas tendrán la suerte de poder repetir en semifinales. Y las dos restantes podrán volcarse ya en su agenda ‘callejera’.

Una boda muy carnavalera

La primera de las murgas en subirse a las tablas en la última sesión de preliminares fue Sa Tersiao. Esta agrupación, cuyos miembros son originarios de Talavera la Real, montó un salón de bodas sobre el escenario, y representó algunos de los momentos que pueden acontecer durante la celebración de cualquier casamiento. No escatimaron en medios para su puesta en escena, ya que contaron hasta con un cortador de jamón y un pinchadiscos. Y es que la ocasión lo merecía. Sin duda. Porque un amigo no se casa todos los días, y ellos supieron celebrarlo como es debido: exprimiendo la sustancia cómica de cada momento de la celebración del evento. Especialmente reseñable fue el pasodoble en que reivindicaron el valor del trabajo que realizan las murgas más humildes e inexpertas. También rindieron homenaje a los padres.  Y jugaron al despiste con una letra que acabó hablando de un taladro, y no de ese otro dispositivo en el que todo el mundo estaba pensando. 

El cumpleaños de La Mascarada

Los almendralejenses de La Mascarada festejaron sobre las tablas el vigésimo quinto aniversario de su agrupación carnavalera. Y la efeméride no es para menos. Porque, en el mundo del carnaval, la supervivencia no es nada sencilla. Para la celebración trajeron al teatro los tipos que representaron durante todos estos años de trayectoria. Declararon su amor al carnaval de manera reiterada. Pusieron de relieve algunos paralelismos entre las ciudades de Badajoz y Almendralejo, y, si bien, mostraron su aprecio por lo pacense, quisieron ensalzar especialmente a su localidad de origen, a la que señalaron como su madre. Pidieron, al mismo tiempo, muestras de respeto ante el trabajo que realizan muchas murgas foráneas, porque depositan en sus proyectos ilusión y muchos esfuerzos, y, en no pocas ocasiones, sienten que algunos denostan su aportación al carnaval de Badajoz. Se reivindicaron aludiendo a que hacen las cosas de verdad, con sinceridad, de corazón y a su manera. Y recordaron momentos de sus participaciones en el COMBA, con un repaso a cada uno de sus tipos (bóxers, chulos, matanceras, pelotón rosa, moteros, indios, niños chicos, farmacéuticos, chinos flamencos, etc.) y a las vivencias de cada uno de sus años de participación en el concurso.

Sarao flamenco en el tablao del López

Antes del descanso, pudimos conocer a Carmen, ‘la faraona’, la protagonista del proyecto carnavalero de Las Chimixurris. Antes de nada, llamó la atención su magnífica escenografía, con el arco de la calle Soto Mancera sobresaliendo en una estampa que se completaba con fachadas teñidas de pinturas con reminiscencias egipcias. En su repertorio, reivindicaron sus raíces flamencas, musulmanas y cristianas, pusieron el valor el casco viejo de la ciudad y deleitaron, como es habitual, con coros, melodías y armonías barnizadas de una gran musicalidad. Sus pasodobles –muy aplaudidos- los dedicaron a criticar a Fernández Vara por demostrar más interés por su partido que por Extremadura y por la actitud mansurrona que demuestra cuando gobiernan sus compañeros de siglas. También reprobaron la actitud de las asociaciones que reniegan del carnaval y de los vecinos que pretenden silenciarlo. En los cuplés, se refirieron a la cumbre del clima, y compararon el viaje en catamarán de la niña Greta con la odisea que supone viajar en tren a Badajoz, bromearon acerca de los rezos a los Patrones y divinizaron al Sastisfyer. En el estribillo, parafrasearon a Lola Flores, y mandaron al carajo a políticos y famosillos de todo tipo y condición.  Y, finalmente, en el popurrí introdujeron referencias a cantidad de personajes y temas de la actualidad local y nacional, como las obras y pactos de gobierno en la ciudad de Badajoz, los altercados violentos en Cataluña o la vida sentimental de personajes del papel cuché, entre otros.

El bautizo de Joaquín Parra como personaje de carnaval

De Turuta Madre debutó en el concurso sorprendiendo a propios y extraños al convertir al presidente del C.D. Badajoz, al empresario Joaquín Parra, en el personaje principal de su proyecto carnavalero. Durante su actuación, presentaron al ‘presi’ como desfacedor de entuertos, y recurrieron a su chequera para arreglar los problemas del equipo pacense y mejorar distintos aspectos de la ciudad y sus barrios. Advirtieron al alcalde Fragoso de que, a este paso, acabaría quitándole “la silla”. Denunciaron el problema de la adicción al juego de los más jóvenes. Y cantaron, con sentimiento, sobre el propio carnaval, sobre el nexo de amistad que une a los miembros de la murga, sobre el fútbol y sobre temas como el tiroteo en el Puente Real, el camalote, la feria de San Juan o los cortes de calles durante las celebraciones de maratones y carreras populares.

Apologetas del divorcio

Este año, Los Chungos se presentaron ante el público del López de Ayala como felices divorciados. Retrataron a un puñado de tipos de mediana edad a los que no se les pone nada por delante desde que se libraron de las ataduras de la vida en pareja. La huida del compromiso, el disfrute de los placeres mundanos o la adicción al postureo en las redes sociales fueron algunos de los ejes sobre los que giró su repertorio. Pero le cantaron también al presidente del C.D. Badajoz, con aparición estelar de uno de los Joaquín Parra de la murga De Turuta Madre. Repasaron cómo es un día en la vida del divorciado cuando le toca compartirlo con su hija. Y anunciaron, en primicia, que el recién casado de Sa Tersiao ya era un divorciado más, en uno de esos guiños a lo reciente que tanto gustan al público. En los cuplés bromearon a propósito del poliamor y de las tendencias centristas del PP. Y trufaron el popurrí de referencias a series de televisión y a infinidad de personajes famosos, sin dejar de hacer referencia, en ningún momento, a las cómicas situaciones de la vida del alegre divorciado.

Moribundos, pero con ganas de fiesta

Los encargados de clausurar la fase preliminar del concurso fueron los oliventinos de la murga Los Camballotas. Su proyecto de este año está protagonizado por un enfermo al que le anuncian que le queda apenas un suspiro de vida. De hecho –ojo, ‘spoiler’ va- su actuación concluye a las puertas del cielo con el personaje abrazado a San Pedro. Pero ese es solo el final. Porque antes pudimos escucharlos cantar sobre la alcaldía que compartirán PP y Ciudadanos en Badajoz, invitando al jurado a comer carne mechada, carcajeándose de Junqueras, bromeando sobre los efectos del ya famoso succionador, recorriendo los barrios de Badajoz, lamentando la enfermedad que padecen la educación, la sanidad o Extremadura, ironizando sobre lo complicado de un atraco a los políticos trincones o reventando, con acusaciones de infidelidad, la boda del niño –ya adulto- que les pegaba cuando eran pequeños.