Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Músico y pintor

Gene García: «El cante jondo es el cante gitano»

Expone 'cante gitano.el pellizco'

A. M. ROMASANTA
06/09/2019

 

En el centro de la sala, una silla negra de enea ocupada por un clavel rojo concede un sitio privilegiado a los que ya no están pero perviven. En las paredes se intercalan los retratos en blanco y negro. Sólo en algunos hay detalles en rojo, como el color de la sangre y de la vida. Son aquellos que siguen en la brecha y cuelgan de paredes blancas porque su alma continúa con ellos. Los demás ya no están pero ocupan un lugar de lujo en la historia del cante gitano enmarcados en un fondo carmesí. El músico Gene García (Badajoz, 1970) no ha querido dejar nada a la improvisación. En la exposición Cante Gitano. El pellizco, que anoche inauguró en la sala Vaquero Poblador de la Diputación de Badajoz, «todo tiene un sentido», pregona.

Esta es su segunda incursión en la pintura. El cantante, intérprete de blus y de jazz, ya expuso en el 2016 Black Portrait, integrada por acuarelas con las que retrató a grandes intérpretes de la música negra en Norteamérica. Gene García habla en primera persona del plural, porque el origen de esta nueva aventura pictórica está en la influencia de su mánager, Antonio Vega, que es gitano. El pintor quiere convertir en arte el sufrimiento de pueblos, de razas y de etnias que se tradujo en el soul de los afroamericanos y ahora en el quejío de los gitanos. Con esta exposición quiere reivindicar que del mismo modo que «la música jazz y soul es característica de los afroamericanos, el cante gitano es característico de los gitanos». Porque Gene defiende que «el cante jondo es cante gitano». Así, según intérprete, aunque él hace música negra «no es negra auténtica» porque él es blanco y en el flamenco pasa lo mismo.

Salvo el tríptico que preside la exposición (con Camarón en el centro, escoltado por la Piriñaca y Manolo Ortega Caracol), en los demás retratos, todos están cantando. El autor intenta recrear de esta forma «el sufrimiento». «En esta exposición he captado la voz como en Black Portrait eran los ojos y la mirada de tristeza», explica. Los cuadros van acompañados de textos poéticos del musicólogo e investigador del flamenco Gonzalo Montaño. Desde el lugar que ocupan en las paredes cantan Porrina de Badajoz, la Kaíta, la Perrata, Lole Montoya, Antonio Cruz Mairena, La Marelu, hasta sumar 22 retratos. Aunque «no están todos los que son». Ha pintado muchos más y ha seleccionado a aquellos que han supuesto «un punto de inflexión» en la trayectoria del cante gitano. De cada uno ha estudiado su personalidad, su vida y su trayectoria artística. Gene García elige posar delante del dedicado a Juana Fernández la del Pipa, porque le «sorprendió mucho por esa cara que pone, que es el pellizco, ese toque de riñones». La mayoría están hechos a partir de capturas de pantalla que luego él ha encuadrado.

A partir de aquí, Gene García ya está pensando en atravesar otra puerta, porque su idea principal es sacar a la palestra a todos los seres humanos perseguidos por algún motivo, por su raza, su género y su religión. «Tenemos que reivindicar el sufrimiento, porque estamos acostumbrados a que forme parte de la vida cotidiana y lo que no se puede hacer es apartarlo y no verlo».

Las noticias más...