Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

NACIO EN CACERES EN 1978.

"Entré en este mundo por vocación"

Alberto Casero Avila DIPUTADO DEL PP EN LA ASAMBLEA.

R. ENTONADOR. ENTONADO
26/04/2010

 

Soltero y con 31 años, Alberto Casero es uno de los diputados más jóvenes del Parlamento. Se define como un chico normal, apasionado de los viajes, la lectura y de estar con sus amigos. Comenzó en las nuevas generaciones del PP en el 96 y además de diputado, es concejal de oposición en Trujillo y secretario provincial del PP.

--¿Qué le llevó a dedicarse a la política desde tan joven?

--(Risas)En la anterior legislatura fui el diputado más joven, pero ya en esta no. Ahora son Juan Parejo y la socialista Isabel Gil. Entré en este mundo sobre todo por la vocación de servicio público, porque entiendo la política como una forma de resolver los problemas de la sociedad y de implicarte para transformar la realidad actual.

--Entonces, para usted la política es un servicio público...

--Sí. Y como tal, tiene su parte positiva, que es la capacidad de solucionar los problemas de la gente y aunque suene a tópico, realmente es la verdad. Pero dedicarse a esto también tiene unos costes.

--¿Cuáles son?

--Sobre todo es familiar, porque no tienes horarios. Además, estás sometido a la opinión pública de manera permanente no solo en la faceta de político, sino también en la personal. Y otro aspecto negativo es la impotencia ante la imposibilidad de ayudar a los que lo necesitan.

--¿Cómo lleva las críticas?

--Con naturalidad. Hasta el momento no he vivido grandes escándalos y se que las críticas son algo que acompañan a un cargo político. Hago una vida normal, sin problemas, aunque hay que reconocer que ahora, con toda la polémica actual, se enjuicia por igual a todos los políticos y eso no es justo. Yo me dedico en cuerpo y alma a los cargos que tengo, no robo a nadie, simplemente hago mi trabajo honradamente.

--¿Qué dice su familia?

--La familia es la que más sufre las críticas que le hacen a uno, pero también es siempre la que más apoyo te da y la que te permite seguir adelante.

Las noticias más...