Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

disidencias

Experiencias

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
22/05/2018

 

Los libros son experiencias de vida. Leer es un ejercicio que mejora el alma y el corazón. No sé cuántos libros habré leído, igual que películas vistas, pero sí recuerdo mi primera cita. Con las películas, en el cine de verano Santa Marina, La vida sigue igual y, a partir de ahí, una aventura que está durando miles de historias. Con los libros, aquella colección ilustrada que tenía mi hermana en una estantería de su cuarto y que llamó mi atención desde muy pequeño: los clásicos juveniles de la Editorial Bruguera.

Descubrí a Julio Verne, Mark Twain, Defoe, Salgari, Melville, Allan Poe, Dumas o Scott. Incluso a Don Quijote. Le siguieron los cinco de Enid Blyton, toda Agata Christie y las hermanas Bronte con Jane Eyre como empujón definitivo hacia una experiencia, diferente a las películas, pero igual de emociónate y sobrecogedora. Porque se trata de una experiencia que se vive y disfruta en soledad y siempre permite recorrer universos inesperados. Leer me dio oxígeno como las películas me dieron la vida y, el niño que fue creciendo entre imágenes y palabras, se hizo mayor amando los libros y las películas.

Cuando las lecturas obligatorias, en el instituto Zurbarán, por supuesto, llegaron el siglo de oro, el romanticismo, el realismo, las generaciones, la literatura de posguerra, y clásicos eternos como Cervantes, Galdós, Baroja, Lorca, La Celestina, Borges, Cela y, en fin, Salinger, Shakespeare, Homero, Austen, Dickens, Kafka, Hesse, los filósofos de COU y la literatura de verano o fin de semana. Las ferias del libro sirven para perderle el miedo a los libros. Porque salen a la calle, conviven con la gente y seducen a los lectores. Pero nada como un buen libro entre las manos, elegido deliberadamente y las ganas de terminarlo, para empezar con otro, como si todo hubiera pasado.

Ahora, estamos con Manuel Vilas y Ordesa, el suave tacto de la literatura, con Cuatro Príncipes de John Julius Norwich (su Historia de Venecia es otra experiencia, pero de más de 800 páginas; ¿será por páginas? más de mil con la edición anotada de Lovecraft, que me aterraban de adolescente), el aire fresco de César Brandon con su poesía, y el cine en los libros, con César Antonio Molina y su Tan poderoso como el amor o Los tesoros de la cripta de Juan Manuel de Prada. La aventura de leer es la vida haciéndonos sentir.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.