+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Facultad de Medicina

 

Ayer participé en los actos del Día del Centro de la Facultad de Medicina. Hacía años que no entraba en este emblemático edificio en el que asistí en muchas ocasiones a fiestas universitarias a principios de los 80. Entonces era probablemente la más dinámica en todos los aspectos. A pesar de mi posición exigente con la Universidad, pues desgraciadamente en una ciudad como Badajoz no tiene el protagonismo social que debería, no se puede minusvalorar minusvalorar la gran aportación de la universidad para conseguir la ciudad que hoy es Badajoz.

La contribución de la Facultad de Medicina a Extremadura y a Badajoz ha sido esencial. Entre los muchos cambios que ha tenido Extremadura, ninguno tan importante como el de la sanidad. Es verdad que este progreso se ha producido en todo el mundo pero el sistema del que gozamos en la región era inimaginable hace unas décadas.

Badajoz es hoy una ciudad sanitaria. Es el segundo sector económico y generador de empleo. Su personalidad de ciudad de servicios se la da principalmente el comercio y la sanidad, las principales razones para visitarla. El Complejo Hospitalario del Infanta Cristina y la Facultad de Medicina son sus principales causas, y gracias a ellos, la ciudad tiene un excelente sector sanitario privado que atrae visitantes y genera empleo.

Pero hoy esa ya vieja Facultad de Medicina está en crisis y en transformación. Ha prestado muchos servicios a la comunidad y necesita un nuevo impulso social para afrontar el siglo XXI. Se han solucionado algunos de sus graves problemas inmediatos, y se ha dotado de nuevas aulas en el hospital que le permite dar un gran paso adelante. Pero necesita un nuevo impulso para dotarse de un renovado cuadro de profesorado que dé continuidad a la labor del que durante muchos años hizo posible llegar hasta donde se llegó. Y necesita por fin tener un nuevo edificio que nunca tuvo. Mi visita ayer a la vieja facultad me trajo muchos recuerdos, pero también me recordó que no podemos olvidar lo necesaria que es para todos tener una Facultad de Medicina de referencia en la ciudad y eso hay que priorizarlo. H