+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Hoy se han concentrado para solicitar el suministro de agua

Las familias que ocupan los pisos de la Guardia Civil en Badajoz llevan años esperando una vivienda

 

Bloques de la Guardia Civil en Suerte de Saavedra. -

EFE
08/02/2018

El Campamento Dignidad ha afirmado hoy que la decena de familias que ocuparon viviendas del bloque de la Guardia Civil en Suerte de Saavedra (Badajoz) llevan solicitando una vivienda social desde al menos dos años, algunas de ellas incluso desde hace nueve, reivindicación que no es atendida por la Junta de Extremadura.

La activista Elvira Arenas ha afirmado a los medios que estas familias reivindican por tanto el "derecho a tener una vivienda digna".

Las familias, junto al Campamento Dignidad y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), se han manifestado hoy frente al ayuntamiento para pedir que se les suministre agua en las viviendas, de la que carecen desde que las ocuparan el 13 de diciembre.

Según ha expresado, la Guardia Civil tiene "mucho interés" porque las administraciones se hagan cargo de este edificio, pero todavía no se ha dado el paso, quizá por diferencias entre Estado y Junta de Extremadura.

Los colectivos han pedido que las familias puedan acceder a estos pisos a través de un alquiler social, pues "no han ocupado nada de forma ilegal, solo recuperan el derecho reconocido a toda la población de tener una vivienda digna".

Fátima Mendoza, del Campamento Dignidad, ha afirmado a su vez que estas familias, "cansadas" del olvido por parte de la Junta de Extremadura, decidieron ocupar estas viviendas, abandonadas desde hace muchos años.

"Si no tienen ingresos ni recursos, ¿deben estar estas familias en la calle tiradas?", se ha preguntado Mendoza.

Según ha afirmado, un día antes de ocupar estas viviendas, las familias acudieron a la Junta de Extremadura para que se les diera una solución, incluso para poder instalarse en un piso de otra barriada, pero no encontraron respuesta.

Arenas y Mendoza han afirmado que estas familias son del barrio, de jóvenes con niños a cargo y monoparentales, y únicamente solicitan el derecho a "una vivienda y a un empleo dignos".