+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA SITUACIÓN INSALUBRE DE UNA PERSONA CON DISCAPACIDAD

Un hombre en silla de ruedas vive solo en un cochera sin luz y sin wc

Antonio, de 62 años: «Me negaron un piso social, me vine abajo y no volví a solicitarlo». Los Servicios Sociales del ayuntamiento y de la Junta señalan que no tienen datos de su caso

 

Antonio González, en la cochera donde vive, sin luz natural ni servicios. - ANDRÉS RODRÍGUEZ

F. LEÓN
27/07/2020

«Para hacer mis necesidades tengo que ir a los servicios públicos de la estación de autobuses, cuando se puede; si te da un apretón, en un cubo que tengo para eso en casa; y para lavarme, voy al Guadiana a bañarme, me meto en el río cuando no hay gente, para que no me vean». Así resuelve sus necesidades básicas y de higiene personal Antonio González Cañón, pacense de 62 años, con discapacidad desde que padeció la polio con 22 meses, que vive solo en la calle Cerro del Viento, 11, una cochera de su propiedad, sin ventanas, sin luz, sin aireación, sin wc y con humedad, que él ha organizado para tener sus cosas a mano, entre las que se mueve en su silla de ruedas.

Su situación se agravó con motivo de la pandemia de coronavirus, especialmente en el periodo de confinamiento, cuando una de las veces que fue a los servicios de la estación de autobuses, la policía lo paró y lo propuso para una sanción por no respetar el confinamiento.

Sus padres ya no viven. Habla con amargura de la muerte de su madre y de cuando se tuvo que ir solo a la cochera con 17 años. Su situación ha trascendido por una persona que le acompaña, que le anima a pedir ayuda, sobre todo una vivienda social. Él dice que espera que «unos amigos me arreglen lo de la Ley de Dependencia, para que venga una persona y me ayude», aunque, recuerda: «Una vez lo solicité al ayuntamiento y me lo denegaron porque decían que esto --la cochera-- no es una casa».

Antonio vive con una pensión no contributiva y se alimenta en el comedor social de San Pedro de Alcántara y de los alimentos que le dan en Cruz Roja cuando hay reparto. Cuando se le pregunta por qué no solicita una vivienda, dice que «hace unos años pedí una vivienda social, un bajo, en Llera, pero me lo denegaron; me vine abajo y no he vuelto. Una vez vinieron a ver mi casa; un asistente social dijo que era insalubre y me denegaron la asistencia que solicitaba».

Explica que su situación es «penosa, las paso canutas; lo que necesito es una casa en la que entre mi silla de ruedas; donde vivo está lleno de moho por las humedades, pero todas las puertas mías están cerradas».

Cada día «me levanto, voy al comedor a recoger la comida, estoy con amigos un rato, voy a casa y ya estoy todo el día allí encerrado», cuenta de su vida cotidiana. Y que «una vez pedí a los servicios sociales «si podría ir a bañarme a algún sitio, que me dejaran ir un par de días a la semana, al hospital o a donde sea, y me dijeron que por qué no me metía en un asilo; soy joven, les dije; así que nada de nada».

En los Servicios Sociales del ayuntamiento han indicado que no tienen conocimiento de esta persona, planteando la posibilidad de que haya algún aspecto de la situación que sea competencia de la Junta, cuyos Servicios Sociales indicaron que no aparece en el registro de solicitantes de vivienda.