+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EL ESTUDIO LO HA REALIZADO LA ASOCIACION CIVICA CIUDAD DE BADAJOZ

Idean un sistema mixto de tren y autobús para mejorar las conexiones de poblados

Habría que adaptar los horarios como línea de cercanías Badajoz-Mérida y habilitar apeaderos. Ambos medios de transporte se combinarían para facilitar el aceso de los usuarios a las estaciones

 

Mapa de la línea férrea Badajoz-Montijo (de color negro). La flecha amarilla es la de autobús y la azul, la posible ampliación. - Foto:JAVIER PULPO

Usuarios de una de las líneas de Tubasa a las pedanías. - Foto:JAVIER PULPO

Los horarios actuales, con frecuencias poco atractivas, y la falta de infraestructura de la línea ferroviaria entre Badajoz y Mérida "rara vez" permiten que los habitantes de los pueblos que existen en este tramo (Gévora, Sagrajas, Novelda, Pueblonuevo, Alcazaba, Valdelacalzada, Puebla de la Calzada, Barbaño, Lácara, Torremayor, La Garrovilla y Esparragalejo) elijan desplazarse en tren a su trabajo o lugar de estudios de forma "rápida, eficaz y lógica", a pesar de las ventajas que ofrece este medio de transporte si está bien planteado, por su seguridad, rapidez, eficiencia, reducción de la contaminación y de la masificación de las carreteras.

Por ejemplo, en la actualidad, un profesor de Badajoz que trabaje en Montijo con horario de 8.30 a 14.30 horas sólo tiene la opción de coger el tren a las 7.17 (lo llevaría en 17 minutos) y volver a las 15.42 horas, una posibilidad que ni se plantearía. Y una niña de Guadiana que estudie en Montijo no tiene ninguna, pues tardaría solo 8 minutos, pero el primer tren de ida sale a las 12.41 horas y el de vuelta, a las 18.15.

La Asociación Cívica Ciudad de Badajoz ha realizado un estudio que parte del análisis de la situación actual y desemboca una propuesta concreta para mejorar los servicios ferroviarios en la línea entre Badajoz y Mérida, cuyos principios podrían aplicarse a otras líneas de la región. La propuesta, cuyo autor es Alejandro Vargas, está basada en la creación de una línea de cercanías entre estas dos ciudades con un sistema mixto de autobús y tren, de forma que se combinen ambos medios de transporte para optimizar los recursos y facilitar que un mayor número de usuarios tengan acceso a las estaciones. "La línea está muy desaprovechada y con pequeñas intervenciones puede mejorar mucho el transporte público entre estas dos ciudades y entre los pueblos que quedan en medio", defiende Vargas.

En estos momentos, el tramo Badajoz-Montijo solo da servicio a Badajoz, Guadiana y Montijo, donde hay dos estaciones. Y de Montijo a Mérida, el tren sólo se detiene en La Garrovilla y Aljucén. Para que los habitantes de los poblados de Gévora, Sagrajas, Alcazaba y Novelda y los de Pueblonuevo, Valdelacalzada, Puebla de la Calzada y Barbaño puedan viajar en tren tienen que desplazarse en transporte privado a alguna de las estaciones. Pero ni siquiera los vecinos de Montijo y Guadiana cuentan con una conexión eficaz a Badajoz o a Mérida, pues la mayoría utiliza su coche privado.

Esta asociación propone la construcción de apeaderos en Gévora, Sagrajas, Novelda y Pueblonuevo. El estudio realizado considera inútiles la segunda parada de Montijo y la de Aljucén, porque en este caso la localidad está alejada. Estas dos paradas se eliminarían y se trasladarían a otros lugares donde son más útiles. La estación de Aljucén se desplazaría y quedaría la estación de Esparragalejo, donde está prevista la parada del AVE y aquí podrían hacer transbordo los usuarios de Mérida, Almendralejo y Don Benito.

Por otro lado, habría que habilitar líneas de autobuses sincronizadas con el tren, de forma que el precio del billete incluyese el servicio completo. La parada de tren de Pueblonuevo se aprovecharía para Alcazaba y la de Guadiana para Valdelacalzada. La de Montijo para Puebla de la Calzada y Barbaño. Vargas apunta que en estos momentos el Ayuntamiento de Badajoz está obligado a prestar el servicio de transporte público urbano a las pedanías, y el autobús se desplaza casi 30 kilómetros hasta Alcazaba, con poco más de 200 habitantes. Con el sistema mixto que la asociación plantea sería suficiente un servicio de microbús o taxi que enlazase con el tren. "Es mejor que tren y autobús cooperen que compitan", sostiene el autor.

Al tratarse de una línea de tren de cercanías, habría que modificar mucho los horarios y las frecuencias. El responsable de la propuesta apunta que en estos momentos los horarios de tren no se basan en criterios para mejorar el servicio en la provincia, sino para enlazar con Madrid. El análisis realizado incluye una tabla comparativa con las frecuencias, opciones de transbordo y duración de los viajes y propuestas de mejora de las conexiones entre todos los pueblos con Badajoz y con Mérida. Un ejemplo: Gévora cuenta con autobús urbano, que tarda más de media hora, mientras que el tren sólo 5 minutos; en Sagrajas pasaría de 40 a 7 u 8; en Novelda de 45 a 10.

La propuesta plantea que haya viajes en horas punta y con una frecuencia de cada hora o media hora de lunes a viernes. Los fines de semana también habría servicio. "La gente no utiliza el tren porque no es competitivo, no es útil, si lo fuese, lo usaría, como en otros sitios", recalca el autor de la propuesta.