Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cruzando fronteras

La jungla

 

Clareaba, y pudo por primera vez atisbar los daños. Creía haber sido más eficaz, y logrado salvar del barro las mantas después de apilarlas sobre colchones y estos a su vez sobre ladrillos. Algunos dormían, agotados, bajo algún abrigo mojado . Desde que cayó el sol, la lluvia de la tarde, se hizo más fuerte. Racheada, golpeaba las paredes buscando entrar sin permiso. Se cansaron de volver a encender una y otra vez las velas. No quedaban fósforos. Pareció calmarse. Silencio. Los viejos supieron que era solo una tregua. Pero algunas madres se dejaron vencer por el sueño, acoplaron a su cuerpo el de los pequeños, incluso a los que no eran suyos, haciendo hueco a aquellos que aparecieron solos, de la mano de nadie, que aprendieron solos a sonarse los mocos y a atarse los cordones. Por eso cuando cedió parte de la chapa del tejado y el agua retenida entro como una tromba, sobre su estruendo, se impuso, la fuerza aguda de los chillidos de los niños, cortando la noche en dos. Si las fotografías de Le Monde fueran en blanco y negro, nos costaría aún más hallar las diferencias. Caláis. 2016.Argelès-sur-Mer. 1939. Robert Capa fotografió los mismos rostros angustiados, las miradas perdidas, barracones, frío, desarraigo, el miedo. El gobierno francés promulgó un decreto en el que proponía la expulsión de los «extranjeros indeseables». En enero del 39, solo por la presión pública, Francia, que había bloqueado la frontera e impedido oficialmente el paso de los refugiados, permitió su entrada, conduciéndolos en masa a «estacionamientos temporales». Los de entonces éramos españoles. Millones de griegos huyeron hacia Siria por la invasión de Turquía . En Hungría, en Chequia huyeron por miles de los tanques comunistas. Solo hace unos años, en 1995, los serbios se convirtieron en refugiados al huir, durante la guerra de los Balcanes y más de 550.000 croatas escaparon de Vukovar, Dubrovnik. La similitud de la narración, en la que podemos reconocer a nuestros abuelos, a nosotros mismos, y lo que es peor, a nuestros hijos, conseguirá finalmente provocar en los que gobiernan, un puñetazo en la mesa para que, por fin, la historia cambie?

Las noticias más...