+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

‘LEER Y GANAR’ CUMPLE SEIS EDICIONES BASADO EN LA LECTURA AL DETALLE DE LIBROS

Lectores competitivos

Alumnos, padres y profesores del IES San Fernando participan en un concurso literario

 

Concursantes 8 La final del concurso se celebró ayer. - LA CRÓNICA

Sesenta alumnos, profesores del instituto de San Fernando de Badajoz y hasta sus familiares conocen al dedillo la aventura de los hermanos judíos Maurice y Joseph en la Francia ocupada por los alemanes que dio lugar a la novela autobiográfica de Joseph Joffo Un saco de canicas. La han leído, releído y hasta estudiado para competir en el concurso Leer y Ganar, que desde hace seis ediciones celebra con gran éxito este centro educativo y donde ayer tuvo lugar la final de la categoría que corresponde a los alumnos de cuarto de Secundaria y Bachillerato.

En este curso se han apuntado nada más y nada menos que 20 equipos, cada uno de 3 alumnos con un adulto, que han sido 10 profesores, padres y la tía de un estudiante. Los ganadores absolutos del certamen fueron Loh Zeñoreh (con la profesora de inglés, que además es madre de alumno), que se impusieron a Caliope y Los Bohemios, tras duras pruebas que consistieron en responder con exactitud a preguntas sobre el libro que exigen memorizar todos los detalles. La directora del San Fernando, Yolanda Sansón, participaba con uno de los equipos (Los Recomendados, claro), que fue eliminado en la primera ronda porque no acertaron la dirección exacta (calle y número) de Argelia que los protagonistas inventaron para no caer en manos de la Gestapo en el hotel Excelsior en Niza. Otros concursantes no supieron decir en qué vía estacionó el tren que los llevó a París. Así de puntillosos son.

Los alumnos se apuntan antes de Navidad y tienen que buscar a un adulto que lea con ellos. Cada equipo elabora un puñado de preguntas con la dificultad necesaria «para que los demás caigan» y las remite al grupo de Biblioteca (que también elige los títulos de los libros), que las enumera hasta 90 y se seleccionan con un bombo. Como había tantos equipos, en la final solo se hicieron 3 preguntas, para que no fuera interminable. Algunos se quejaban de que en la primera ronda les tocaron muy complicadas y quedaron eliminados.

Leer en familia

La directora insistió en que lo importante de este concurso es «que lean, que lo hagan en familia y que disfruten». La organizadora, Auxiliadora Sánchez, recordó que los alumnos que están ahora en segundo de Bachillerato fueron los primeros cuando estaban en Primero de la ESO y, de hecho, uno de los concursantes no ha faltado a ninguna edición. Es Carlos Rico, «el eterno finalista», porque a pesar de su empeño, nunca ha ganado. «El primer año que se hizo no sabíamos si tendría éxito, pero cada curso nos desborda», reconoció la directora. El único secreto es leer, «aunque ellos digan que no es leer, sino estudiarse el libro». La asociación de padres interviene también activamente pues se encarga de comprar los ejemplares para los participantes. «Lo bonito de este concurso -según Yolanda Sansón- es que se involucra a toda la comunidad educativa con una finalidad que es la lectura y además están motivadísimos»,