Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

la atalaya

Marruecos (I)

Fernando Valdés Fernando Valdés
23/07/2018

 

Me gusta escribir de Marruecos, no solo porque sea un país que amo, sino porque el esfuerzo por desarrollarse que lleva adelante, en dura lucha consigo mismo y con su sistema social y político, sirve para calibrar determinadas facetas de España. Mal que pese a algunos, estamos demasiado próximos como para ser diferentes en todo. Hay aspectos de la realidad que nos acercan. En nuestro país hay una maurofobia –empleo el término en sentido geográfico y positivo- histórica que pasa, no tanto, por la Edad Media –eso es un tópico-, sino por la agresiva presencia española en el Norte de África, por los desastres sufridos allí por nuestro ejército –gestionado de modo inepto y clasista- y por la presencia de tropas magrebíes en nuestra Guerra Civil de 1936/39, al servicio de los generales golpistas. Me limito a describir, no a diagnosticar. Al final, ese sentimiento de amor-odio entre los dos países es inducido. Lo han provocado las clases dominantes de una y otra nación y lo hemos sublimado en forma de patriotismo. Por eso, y por alguna otra cosa más, los marroquíes no soportan ese mirarles por encima del hombro que tenemos –o dicen que tenemos- los españoles, siendo mucho más iguales de lo admitido por unos y otros. No en vano hay un sector muy apreciable de aquella sociedad que es de origen hispano. Y eso lo registra hasta su constitución. Hay muchísimas personas con apellidos ibéricos, a veces ligeramente arabizados –Torres, Verdugo, Vargas, Mulato, etc.-. No son descendientes de colonizadores del siglo XX, sino de moriscos. De expulsados por ser musulmanes a comienzos del XVII y refugiados entre sus correligionarios, que no los aceptaron de tan buen grado. A nadie extrañará que esas gentes incubasen un rencor histórico, hoy casi desaparecido, contra su Madre Patria. Los marroquíes nos conocen muy bien, porque nos han sufrido –y vencido-, y muchas de sus actitudes obedecen a prejuicios tan históricos y motivados como los nuestros hacia ellos. Ahora las cosas han cambiado. Muchos españoles visitan Marruecos y muchísimos marroquíes viven aquí. Y, a despecho de incidentes concretos, mantienen un nivel creciente de integración. Necesitamos conocernos más y mejor. Aún es poco.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.