+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

COLECCION DE LA FUNDACION MAPFRE.

El Meiac expone la obra de principios del siglo XX de Solana y Vázquez

De la Generación del 14, inician el arte moderno desde propuestas distintas.Incorporan parte de la vanguardia y salvaguardan señas de identidad nacionales.

 

El cuadro Las bañistas, de Vázquez. - Foto:OTO

Daniel Restrepo y Nadia Arroyo, de la Fundación Mapfre, ante un cuadro de José Gutiérrez Solana. - Foto:OTO

F. LEONF. LEON 27/10/2010

El Meiac, de Badajoz, expone obras de dos pintores españoles de la Generación del 14, que muestran un periodo de transición entre arte clásico y vanguardias europeas. Se trata de ´Solana y Vázquez Díaz en las colecciones de la Fundación Mapfre´. La exposición reúne seis óleos, 24 aguafuertes y cuatro litografías de José Gutiérrez Solana (1886-1945) y seis óleos y 70 dibujos --retratos-- de Daniel Vázquez Díaz (1882-1969), de la colección de la Fundación Mapfre, que se podrá visitar hasta febrero del 2011.

El museo ofrece un recorrido por la trayectoria de los dos artistas, considerados de los más representativos de la Generación del 14, que plantean "unos principios de integración de lo cosmopolita y ultramoderno con lo regional y castizo", según los organizadores. Ambos protagonizaron el inicio del arte moderno español, desde la génesis de la vanguardia con dos propuestas bien diferenciadas entre sí.

Solana muestra "una pintura muy trabajada y acabada desde el dibujo como medio para experimentar", con influencias del expresionismo alemán y "afán por entroncar con la España Negra", despertando interés en los círculos vanguardistas, según Nadia Arroyo, directora de proyectos del Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre. Esta se refirió a las obras sobre la Semana Santa, el Carnaval y la muerte, la misma temática que los grabados.

Vázquez Díaz, "difícil de ubicar", es de los artistas españoles que salen de España y conoce "lo que se hace en París, se acerca a las vanguardias históricas", pero es rechazado por los más tradicionalistas, por sus novedades; y por las vanguardias "por su temática clásica, por mantener los rasgos humanos en sus retratos". Sus colores son "más postimpresionistas; incluso con caras cercanas al cubismo, que no desarrolla", dijo la directora de proyectos.

MAS INTELECTUAL Arroyo vio la pintura de Vázquez "más intelectual, como una mirada interior", capaz de dialogar con Ortega Muñoz, con quien discrepaba. Entre sus cuadros figuran ´Autorretrato´, ´La alameda de Fuenterrabía´, o ´Las bañistas´, de gran formato, que enlaza "con la tradición europea de desnudos femeninos", pintado cuando Picasso había hecho sus ´Señoritas de Avignon´. Y una colección de retratos a lápiz, grafito y difumino, de grandes personajes contemporáneos --Ortega, Baroja, Valle Inclán, Gerardo Diego--, y un ´Hombre de Badajoz´ sin identificar, entre ellos.

Solana y Vázquez Díaz, "desde distintas visiones y modos de incorporarse a los lenguajes y procedimientos de la modernidad, señalan las contradicciones y la intensidad de una generación que plantea su necesidad de incorporarse a las corrientes internacionales junto con la salvaguarda de unas señas de identidad culturales propias.

La muestra la inauguró anoche Esperanza Díaz, directora general de Patrimonio Cultural, con el director del museo, Antonio Franco; el director adjunto del Instituto de Cultura de la fundación, Daniel Restrepo; y Nadia Arroyo.