Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

el chinero

Membrillo de secano

 

En mi pueblo al membrillo lo llamamos azamboa, aunque puede que sean variedades distintas que no alcanzo a diferenciar. Su árbol se adapta bien a condiciones climatológicas adversas incluso cuando el riego es escaso. En estos últimos días de tan intenso calor, en los que hemos soportado temperaturas en Badajoz de 40 grados, escuché el comentario de alguien que mencionaba que eran propias del Veranillo del Membrillo, como se conoce a un episodio atmosférico que suele repetirse cada año los últimos días de verano o primeros de otoño, también conocido como Verano de San Miguel, en el que durante unos días el termómetro se dispara. Pero no ha sido el Veranillo del Membrillo el que ha llegado. Tendremos aún que esperar un tiempo para recolectar esta fruta que tantos pintores de bodegones han retratado atraídos por su voluptuosidad amarilla y que al paladar sabe áspera y ácida en exceso, y se convierte en un jugoso postre con cocción azucarada o en una pecaminosa tentación dulce en confitura enamorada del queso fresco.

Estos días estamos sufriendo las altas temperaturas propias de un verano raro climatológicamente hablando, que ha traído pocas jornadas soporíferas. Desgraciadamente el clima está cambiando y era previsible. O no. Al menos en la Concejalía de Deportes no se les había ocurrido que pudiera pasar y decidieron reorganizar el calendario de la temporada estival de las dos únicas piscinas públicas municipales que funcionan en la ciudad, de manera que adelantaron la apertura de la temporada de baños y también el cierre. El 1 de septiembre fue el último día que funcionaron las piscinas descubiertas de La Granadilla y de San Roque, para sorpresa de los usuarios. Si alguien en Badajoz ha querido refrescarse o tomar el sol entre baño y baño no le ha quedado otra alternativa desde el lunes pasado que ducharse en casa o acudir a alguna de las piscinas públicas que siguen abiertas en municipios del entorno, ya sea en Olivenza, en La Albuera o en la vecina localidad lusa de Elvas, por no ir más lejos.

La mayoría de las piscinas públicas municipales cierran pasado el puente del Día de Extremadura y algunas permanecen abiertas las dos primeras semanas de septiembre. Porque aún es verano y de eso se trata, de soportar dignamente los sofocos propios de estas fechas. Puede que se haya vuelto loco, pero hace tiempo que lo estamos viendo venir. Decían los trabajadores de La Granadilla que no han recibido quejas por el cierre temprano e inesperado aunque sí ha habido quien ha expresado su sorpresa. Está visto que no somos de firmar en los libros de reclamaciones y preferimos hacerlo en las redes sociales, donde sí se han dirigido reproches al ayuntamiento. Tendrán razón quienes manifiestan que las dos piscinas municipales tienen pocos usuarios y que tan solo se han llenado varios días en todo el verano. Puede que así sea, pero son servicios públicos, como los autobuses urbanos. Aunque haya líneas que circulan prácticamente vacías, la prestación no se elimina. Aquí no ha debido entenderse así. Si en septiembre baja la afluencia, las piscinas públicas se cierran y en Badajoz solo se podrán bañar los que vivan en urbanizaciones con instalaciones comunitarias o pertenezcan a sociedades por las que pagan entre 30 y 60 euros mensuales durante todo el año, eso sin contar con la abultada matrícula de ingreso y con la lista de espera, para poder disfrutar de recintos que abren a mitad de junio y cierran a mediados de septiembre. Por algo son piscinas de verano, no Piscinillas del Membrillo.

Las noticias más...