Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

en positivo

Menacho

 

Parece que por fin la ciudad hace justicia al General Menacho con la estatua levantada en la avenida de Huelva, uno de los lugares más concurrido de Badajoz. Aunque pocos son los que saben quién era ese tal General Menacho, lo cierto es que siempre ha estado muy presente en la ciudad desde su muerte. El primer monumento que se levantó en Badajoz, en 1894, fue en su recuerdo en el Baluarte de Santiago, pasando a ser conocido desde entonces como la Memoria de Menacho, y hoy como el parking de Menacho, señalizado por toda la ciudad. Frente a él y sus escaleras se denominó a la hasta entonces calle del Pozo con su nombre y hoy es la zona comercial urbana más reconocida de todo el sudoeste ibérico, el Centro Comercial Abierto Menacho.

Tras su muerte en la defensa de Badajoz en 1811 su cuerpo fue escondido en la cripta de la Catedral para evitar que fuese saqueado por los ocupantes y, exhumado en 1880, sus restos pasaron a un panteón en el claustro donde se le erigió un mausoleo en 1911. Desaparecidas y aparecidas parte de sus reliquias pasaron en 1944 al Museo del Ejército de donde han sido recuperadas algunas piezas para ser expuestas en el edificio de Capitanía en unas salas que llevan su nombre. Más de 200 años de idas y vueltas de sus restos que siempre han ido acrecentando su leyenda. También la ciudad lo ha tenido muy presente con el Cuartel de Menacho que se levantó en 1925 en la misma ciudad hasta que en los años 80 se trasladó a Bótoa, donde sigue denominándose Base del General Menacho, siendo el mayor centro de trabajo de Badajoz. Muchos han sido los estudios, libros, artículos y conferencias que han tratado su vida y hazañas, pero a pesar de estar tan presente en la ciudad, para muchos sigue siendo un desconocido.

Quiero felicitar a Jacinto Marabel por su libro Indomables, Historia del General Menacho y del cerco de Badajoz, así como a todos los que han escrito sobre él y han hecho posible que se levante esta estatua que nos permitirá conocer mejor a este personaje tan importante de la historia de Badajoz. Es una buena ocasión para ello. Por cierto, ¿Donde murió? ¿En el Baluarte de Santiago o en el de San Juan?. ¿Este es el mejor sitio para la estatua?. Seguiremos hablando de Menacho.

Las noticias más...