+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PRIMER PLENO ORDINARIO DEL NUEVO CURSO POLITICO

La moción de censura planea sobre Fragoso tras la reprobación de dos de sus concejales

Los tres grupos de la oposición cuestionan a Jesús Coslado y, por segunda vez, a Paloma Morcillo. El alcalde reprocha a socialistas, Podemos y Ciudadanos que "vulgaricen" las sesiones plenarias

 

Paloma Morcillo y Jesús Coslado, ayer, en segundo término, detrás de Celestino Rodolfo. - Foto:OTO

Que la oposición municipal está ahora más unida que nunca y cada vez más alejada del equipo de gobierno se puso de manifiesto ayer durante el primer pleno ordinario del Ayuntamiento de Badajoz celebrado tras el paréntesis de agosto. La posibilidad de que el popular Francisco Javier Fragoso no termine la legislatura se sacó a relucir en varias ocasiones del debate, cuyo orden del día incluyó las reprobaciones de dos concejales del equipo de gobierno, Jesús Coslado y Paloma Morcillo, aprobadas con el acuerdo de los tres grupos de la oposición y el voto en contra del PP. Como ya ocurrió con la reprobación de la concejala de Servicios Sociales, Rosario Gómez de la Peña, que también aprobó la oposición, con mayoría en la corporación pacense, esta figura no tiene ninguna consecuencia jurídica y sólo expresa la voluntad de los grupos políticos.

El orden del día incluía la moción de Ciudadanos pidiendo el cese del alcalde pedáneo de Villafranco del Guadiana y del concejal de Poblados, Jesús Coslado, por sus declaraciones en contra del cambio de denominación de la pedanía, porque la oposición entiende que ambos manifestaron que no se aplique la ley, la de Memoria Histórica. El PSOE solicitaba la reprobación con otra moción y ambas se unieron de forma que los tres grupos de la oposición votaron a favor, incluido Podemos Recuperar Badajoz.

El PP se opuso y el alcalde acusó a la oposición de "vulgarizar" los plenos con tantas reprobaciones, un instrumento que, según Fragoso, debería utilizarse para otras situaciones de mayor calado. El portavoz socialista, Ricardo Cabezas, interpretó esta respuesta como un "desprecio" a la oposición. Tras este debate, los tres grupos se unieron de nuevo para reprobar a la concejala de Cultura, Paloma Morcillo, por segunda vez en lo que va de legislatura. En esta ocasión, por su "negligente gestión" que ha llevado al cierre del Museo del Carnaval y de las bibliotecas municipales este verano, por la falta de información y por "deslealtad política" con Luis García-Borruel, portavoz de Ciudadanos y presidente de la Comisión de Cultura.

Una vez más Fragoso defendió a su concejala porque, según dijo, la respalda "el mundo de la cultura" y avanzó que su grupo se planteó presentar la reprobación de la concejala socialista Maribel García por sus declaraciones sobre Morcillo. En este punto, Cabezas advirtió al alcalde de que tendrá que aguantar las críticas de la oposición "porque para eso estamos", a lo que el portavoz de Podemos, Remigio Cordero, añadió que "no van a ser 3 años lo que va a aguantar a la oposición", dando a entender que Fragoso no terminará la legislatura como alcalde; si bien posteriormente añadió que puede que el cambio proceda de su propio partido. Tras insistir Borruel en que Fragoso se tiene que plantear la remodelación del equipo de gobierno, por la "falta de transparencia" que ejercen sus concejales, el alcalde instó a la oposición a ponerse de acuerdo y presentar un candidato alternativo, porque "tienen los votos y no hemos venido a perpetuarnos en el cargo".

A lo largo del debate, hubo más pronunciamientos. Borruel acusó al PP de incumplir el compromiso de transparencia incluido en el acuerdo de investidura y "al final ocurrirá lo que va a ocurrir", dejó caer. Fue tras una intervención de la concejala de Podemos, Amparo Hernández, en la que pidió la readmisión del extrabajador Pedro Luengo y mencionó que la oposición tiene mecanismos para cuestionar la gestión del gobierno como es la moción de censura, cuando el alcalde contestó que si quieren presentarla, que lo hagan, pero dejó claro que no va a readmitir a Luengo porque sería una "irregularidad" y una "injusticia". Fue aquí cuando Borruel acusó a Fragoso de "prepotente" y alcalde le contestó que no hay que confundir prepotencia con "convicción".