Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

la atalaya

Nacionalismo (III)

Fernando Valdés Fernando Valdés
25/02/2019

 

A los cristianos que vivían en territorio islámico se les suele llamar mozárabes -los que se arabizan-, pero ese es un término muy equívoco y muy manipulado por el nacionalismo ibérico. No solo español. Los árabes ignoraban lo que era un mozárabe. Sí sabían lo que era un dimmí: un protegido. Los judíos y los cristianos gozaban -se puede decir así- de ese estatuto especial, la dimma, por su condición de Gentes del Libro. Es decir, porque su religión formaba, y forma, parte de la tradición islámica. Ellos eran, según la creencia musulmana, las dos etapas anteriores a la revelación divina a Muhammad. Se los tenía en mejor consideración, al menos en teoría, que a los demás grupos de creyentes, si los había. Pero en realidad, fuera de excepciones, que podían escalar en la escala social, carecían de capacidad política y estaban en inferioridad jurídica. O conversión, o nada. Y esta actitud era extensible a los judíos.

A pesar de todo, y de un amplio conocimiento de la realidad histórica, ciertos estudiosos sublimaron el papel de esos llamados «mozárabes». Todo lo bueno de los árabes se debía a la tradición anterior. Nada habían aportado. Desde ese punto de vista tan básico, a fuer de argumentado, era fácil pasar a suponer que, por encima de la conquista, había habido continuidad ideológica e, incluso, étnica. La mayoría de los indígenas se habrían mantenido fieles a su fe y solo una minoría -los llamados muladíes- habría traicionado sus creencias. ¿Se acuerdan de haber escuchado llamar «renegado» a Ibn Marwan? El concepto de «reconquista» estaba servido. Se conquista lo que por derecho pertenece. Quien llevó esta teoría a su sublimación fue don Francisco Javier Simonet, catedrático de lengua árabe en la universidad de Granada. Su profesión garantizaba, para muchos, la calidad de su juicio y servía a la perfección a quienes, desde la política de cada momento, supieron, y saben, utilizar el mito de la España eterna y cristiana. Hubo también una rama arqueológica de la teoría, elaborada por don Manuel Gómez-Moreno, padre de la Arqueología Islámica española. De la llamada hispanomusulmana, para más abundamiento. Pero la historia no acaba ahí ni parece tener pinta de hacerlo.

Las noticias más...