+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El edificio está terminado desde la primavera del 2015

La nueva jefatura de la policía local acumula año y medio de retraso

La obra de urbanización y el cerramiento salió a licitación en verano pero no se ha adjudicado aún. El equipo de gobierno sigue barajando diciembre o enero para terminar de acondicionarla

 

La parcela se encuentra aún acotada con las vallas de obra y pendiente de los trabajos de urbanización. - OTO

Cuando el 27 de enero del 2014 se puso la primera piedra, se anunció que la nueva comisaría de la Policía Local de Badajoz, situada en Valdepasillas, funcionaría en la primavera del 2015. El plazo de ejecución del edificio era de 15 meses y la constructora, la UTE formada por Sehúca SL y Mistura SA, terminó en el tiempo establecido. Pero no pudo inaugurarse para las elecciones municipales de mayo, porque aún quedaban por acometer unas cuantas y fundamentales inversiones para que las instalaciones puedan estar operativas y trasladar allí la jefatura de la calle Montesinos.

La principal actuación pendiente es la de urbanización y el cerramiento de la parcela donde se encuentra, en la confluencia de las calles Godofredo Ortega y Muñoz y Gaspar Méndez, detrás de Carrefour. En el presupuesto inicial de la comisaría no se incluyó la adecuación del entorno. El proyecto incluye el cerramiento con un perímetro vallado en el que se contemplan dos accesos: uno con control para uso de la policía, que da paso al párking subterráneo y en superficie y otro para la entrada al interior del futuro parque urbano de tráfico, además de ser la entrada principal. En el interior de la parcela se diferenciará una zona de aparcamiento en superficie y un área de expansión donde en el futuro se implantarán piezas anexas. El espacio central entre los dos bloques edificados será una superficie ajardinada para el parque de educación vial.

Pero los plazos se han ido alargando y esta actuación sigue sin adjudicarse, por motivos que el equipo de gobierno no comenta. La obra se sacó a licitación por 244.825 euros y el pasado 27 de junio terminó el plazo para presentar propuestas. La mesa de adjudicación se reunió por última vez el 29 de julio y, a partir de ahí, el perfil del contratante de la web municipal no registra ningún movimiento posterior. Doce empresas presentaron propuestas. Seis ya han sido excluidas y de las seis restantes, dos incurrieron en valores de oferta desproporcionada o temeraria, por lo que se les concedió un plazo de 5 días, hasta el 5 de agosto pasado, para que aportasen la documentación que considerasen pertinente. Han pasado más de dos meses desde entonces y aún no ha sido adjudicada la obra, cuyo expediente está en curso, según ha confirmado este diario.

En parecida situación se encuentra la adjudicación del servicio de mantenimiento de la red de comunicaciones (radio), con un partida de 26.000 euros, que se sacó a contratación en junio y el plazo de presentación de ofertas terminó el 20 de julio.

En los presupuestos del 2016 se incluyeron varias partidas para «rematar» la comisaría, entre ellas 150.00 euros para la adquisición y traslado de la sala de comunicaciones. En la última reunión de la Junta de Gobierno Local, celebrada el pasado viernes, se aprobó el gasto para el acondicionamiento de la zona fría, que según explicó el primer teniente de alcalde, Germán López Iglesias, es el espacio donde se guarda el armamento. La partida es de 20.000 euros.

Se aprueban inversiones pero no se pone fecha al traslado. El nuevo edificio se está usando para cursos de formación y está vigilado por la propia policía local. El equipo de gobierno cuenta con que las instalaciones estén listas en diciembre o enero. H