Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PENDIENTE DE LOS PERMISOS DEL CONSEJO DE SEGURIDAD NUCLEAR

El nuevo acelerador lineal del Infanta no funcionará hasta después del verano

El SES lo adquirió ajeno al convenio con la Fundación Amancio Ortega

 

El nuevo acelerador lineal para tratamientos oncológicos instalado en el Hospital Infanta Cristina no comenzará a tratar a los pacientes hasta después del verano, pues está pendiente de los permisos del Consejo de Seguridad Nuclear, que se solicitarán «cuando las tareas previas de supervisión y pruebas tecnológicas hayan concluido», según del SES. Dichas fuentes respondieron a este diario sobre la petición formulada por CSIF a la gerencia del Área de Salud sobre el estado de este equipo, señaló la delegada de Sanidad de esta central, Manuela López. Dijo que «no denunciamos nada, solo pedimos información porque el equipo está calibrado y si tarda en funcionar por falta de personal, al parecer, habrá que volverlo a poner a punto».

Según datos de CSIF, el servicio de Oncología atiende a 2.500 pacientes nuevos diagnosticados cada años y a entre 6.400 y 6.500 para tratamiento.

Se trata de un acelerador lineal de última tecnología, adquirido por 3,98 millones de euros por el SES para el hospital pacense cuyo contrató se formalizó el 31 de julio de 2017. Es el primero de los dos que se instalarán para renovar los dos equipos que funcionan en la actualidad. «Cuando entre en funcionamiento el nuevo, cesará el viejo y el otro seguirá activo hasta que se ponga el segundo nuevo», según el SES.

En concreto, este primero de los dos aceleradores de última generación lo adquirió el SES al margen del convenio con la Fundación Amancio Ortega, que aporta 12.8 millones para dotar de estos equipos a los hospitales de Cáceres, Mérida, Plasencia y el segundo de Badajoz.

El SES explicó que el tiempo medio desde la instalación de equipamientos de este tipo hasta su puesta en funcionamiento es de ocho meses. «Las medidas contempladas en el protocolo de funcionamiento llevan su tiempo, debido a la complejidad tecnológica del aparato, ya que no solo es la instalación en sí, sino todo el sistema de información, software, permisos, autorizaciones, protocolos y formación». El aparato necesita «un radiofísico y un técnicos que ya están contratados para trabajar junto a la empresa adjudicataria».

Los dos aceleradores en funcionamiento están en fase de cumplir su periodo de obsolecencia y por ello se sustituyen.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.