+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Un nuevo curso

 

TEtl nuevo año siempre había empezado para mí en septiembre. Muchos años he sido estudiante y después profesor, lo que me ha hecho interiorizar el curso lectivo, que cada año tenía un comienzo y un fin. Ahora soy un estudiante permanente y profesor ocasional, lo que me obliga cada día a pensar que estamos a finales de año y a la vez a su comienzo. Cada día hay que rematar faenas y enterrar ciclos, y a la vez comenzar nuevos proyectos e inventar el futuro. Como al conducir, hay que mirar atrás por el retrovisor, pero sin perder la vista adelante. En épocas pasadas de mayor estabilidad creamos la ficción de que podíamos planificar a un año, para ello hacíamos presupuestos que había que cumplir, y al final valorábamos si lo habíamos cumplido, con el fin de volver a planificar. Se reconocía como mejor a quien mejor hacía cumplir lo planificado con un año y medio de antelación. Las funciones clásicas de dirección, eran planificación, organización, ejecución y control.

Pero en un mundo hiperconectado, las velocidades se aceleran de manera exponencial, el día se convierte en mes, se multiplican los hechos inesperados, y se expande la incertidumbre. El futuro ya no es lo que era, y ya nunca pasa lo que todos pensábamos que iba a pasar. Cada día podemos generar nuevas oportunidades y desaprovechar las existentes. Ya lo importante no es aferrarse a las predicciones y a lo planificado, sino tener la capacidad de detectar los cambios, tomar decisiones que permitan aprovechar nuevas oportunidades y tener la capacidad de acción para hacer que las cosas ocurran en los tiempos necesarios. El éxito ya no está en la meta, sino en el camino.

Comienza un nuevo curso lectivo, comienzan unos nuevos 12 meses próximos en la ciudad, y nadie puede saber cómo estaremos dentro de un año, pero deseo que tengamos un buen camino. Seguro que habrá muchas oportunidades que aprovechar, y sería despreciable que no las aprovechásemos por los permanentes enfrentamientos y conflictos artificiales que se generan en la ciudad y que nos tienen paralizados. Espero que todos estemos a la altura de las circunstancias y sepamos encontrar los muchos puntos en los que se puede coincidir para avanzar. Si revisamos el último año, creo que se han perdido demasiadas oportunidades y esfuerzos por discutir, y se han generado demasiadas desconfianzas innecesarias. Cualquier día es bueno para iniciar el nuevo año.