Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

A MEDIADOS DE ESTE AÑO TENDRÁ USO COMO CENTRO DE CONTENIDO SOCIOCULTURAL

Las obras de la iglesia de Santa Catalina encauzan la recta final

En estos momentos se están restaurando los frescos y esgrafiados de las bóvedas. Los restos humanos que no analizan en la UEx se han trasladado ya al cementerio de San Juan

A. M. ROMASANTA lcb@elperiodico.com BADAJOZ
22/01/2020

 

Las obras de rehabilitación de la iglesia de Santa Catalina, en la plaza de Santa María, han entrado en su recta final, según ha informado a este diario el concejal de Turismo, Patrimonio y Consorcio, Jaime Mejías, quien asegura que está previsto que «en teoría» terminen en unos meses, a mediados del 2020. El plazo se amplió hasta marzo, pero el ayuntamiento va a solicitar al Ministerio de Fomento una nueva prórroga. De todas formas se ha alargado mucho más de lo previsto. La arquitecta municipal, Carmen González-Peramato, reconoce que «el proceso de restauración es delicado y complejo».

El interior de la iglesia ha sido invadido por elevados andamios. Ya se ha lucido la cúpula y en estos momentos se están recuperando los frescos de las bóvedas y saneando el mortero en mal estado. Durante los trabajos, ha salido a la luz una pequeña parte de un fresco del frontal del altar mayor, que permanecerá a la vista como muestra de lo que fue. Está perforado por agujeros que alguien realizó cuando hizo el forjado de una nueva planta y metió las viguetas «sin ningún escrúpulo». En las dos bóvedas centrales primeras hay frescos que se están restaurando y en las dos últimas, esgrafiados, que también se van a recomponer. La restauradora, Isabel Casado, está haciendo un trabajo minucioso de recuperación de las pinturas y realizando una plantilla de silicona para rehacer los esgrafiados. Los más visibles se encuentran en el bajocoro, que aún no se ha limpiado. El color negro de las bóvedas que todavía no se ha eliminado corresponde a restos del incendio que sufrió la iglesia en 1888, cuando se utilizaba como cuartel de intendencia.

También se van a rescatar pinturas y esgrafiados aparecidos en las capillas laterales. Surge la duda de qué capa será la que se conserve, pues en algunas, como en la de la Asunción, existen hasta tres superpuestas de distintas épocas. Todos los paños llevan catas para descubrir qué ocultan. En esta capilla los muros están picados, seguramente porque cuando tuvo uso civil los dueños creían que eliminando los frescos perderían interés. El trabajo manual cobra especial importancia. Todos las molduras de los capiteles que bordean las esquinas se están recuperando, con la minuciosidad y la mano experta del albañil José Manuel Sancho, que utiliza moldes artesanos de madera.

En la excavación de las siete criptas en el suelo se recogieron 80 cajas de restos óseos, parte de los cuales están siendo estudiados por un equipo de forenses en la Universidad de Extremadura y todos los demás se han trasladado ya al cementerio de San Juan para inhumarlos. Una vez excavadas, en el suelo se han colocado vigas, toda la carpintería metálica, las instalaciones de aire acondicionado y calefacción, pero falta la tarima, que se ha pospuesto hasta que concluyan los trabajos de muros y bóvedas para que no se estropee. Todas las criptas tendrán su boca de cristal transparente y de la primera, cuya bóveda estaba rota, se verá el interior.

CAMERINOS / En la parte posterior de la iglesia, la destinada a camerinos y vestuarios, que comunica con los espacios anexos de la Concejalía de Cultura, ya se está colocando el solado con ladrillos de barro cocido, se han lucido los muros con mortero de cal y se han recuperado los frescos y esgrafiados que han salido a la luz, también una columna que estaba oculta en uno de los muros. Está previsto que el solado del patio termine de colocarse esta semana, según el arquitecto Antonio Camacho.

El ayuntamiento adquirió la iglesia de Santa Catalina y comenzó a restaurarla en el 2013, cuando arregló las cubiertas y la linterna, una obra que, según la arquitecta, fue fundamental para detener el deterioro del edificio. Posteriormente recibió una subvención del Ministerio de Fomento con cargo al 1,5% Cultural con el que puso en marcha las obras de rehabilitación integral en el 2017, que se detuvieron año y medio para aprobar la modificación del proyecto por la cantidad de restos arqueológicos hallados. El presupuesto inicial era de 900.000 euros. Se amplió primero con 85.000 euros más y después en 69.000, con lo que ya sobrepasa el millón de euros: el 70% del ministerio y el 30% restante del ayuntamiento, que prevé convertir esta iglesia en un espacio sociocultural.

Las noticias más...