Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Obras son amores

En el 2008 se presupuestaron más de 39 millones en inversiones municipales; en el 2016 no llegan a 5

 

TUtn presupuesto de una administración que no contiene inversiones novedosas es como un jardín sin flores o una cupón de la ONCE sin ilusiones. Es lo que le ocurre el presupuesto municipal del 2016 en Badajoz, que nace marchito. El anexo de inversiones contempla actuaciones por casi 5 millones de euros. Nada que ver con aquel del 2008, cuando se recogieron hasta 39,5 millones, aunque luego no se ejecutaron porque estaban a expensas de la venta de terrenos junto al puente Real que no se llegaron a enajenar. No serían desdeñables los 5 millones si incluyesen alguna propuesta distinta a las que se repiten año tras año o no diesen continuidad a actuaciones ya iniciadas que se anunciaron hace un lustro. Buena parte del dinero irá a parar a la cofinanciación de proyectos subvencionados con fondos europeos, en los que el ayuntamiento tiene que poner una parte, y de los que se viene hablando largo y tendido.

Atrás quedaron los tiempos en los que los ciudadanos se quejaban de que la ciudad estaba patas arribas. No había mal que por bien no viniese. Ocurrió con el plan E de Zapatero, que puso de los nervios a los técnicos del Gabinete de Proyectos del ayuntamiento porque los plazos estaban muy ajustados, pero permitió insuflar a la ciudad una lluvia de millones que se tradujeron en inversiones que quizá de otro modo hubiesen tardado años en hacerse realidad o nunca se hubieran hecho. Buena prueba son las instalaciones deportivas del nuevo Viejo Vivero o el Revellín de San Roque, transformado en albergue juvenil y centro de asociaciones. Ni siquiera el año pasado se aprobó el Plan de Impulso a la Economía Local, que suponía otro revulsivo en las calles de la ciudad, ávidas de arreglos y renovaciones.

En Badajoz hay proyectos eternos en los que no hay dios que haga cumplir los plazos anunciados. Ahí está la nueva comisaría de la Policía Local, que los agentes ya están utilizando para impartir cursos de formación, pero cuya obra no se ha podido terminar a expensas de aprobar una partida que permita urbanizar el entorno. A alguna cabeza pensante se le debió olvidar que sin hacer lo de fuera, lo de dentro no se podía utilizar. Se tenía que haber inaugurado en abril del año pasado. Ahí está la Plataforma Logística, cuyos terrenos se adquirieron y se colocó la primera piedra, que no debía encajar con la segunda, porque no ha aparecido. Ahí sigue la piscina de la margen derecha, de la que tanto han oído hablar los vecinos de esa parte de la ciudad, que ya no se creen que algún día puedan chapotear en una parcela junto al Seminario. Ahí se encuentra el aparcamiento subterráneo de la plaza de Conquistadores, pendiente de que Liberbank reanude la obra y pueda poner en uso esta importante infraestructura antes de que termine el año, si cumple los compromisos anunciados. Ahí continúa la rehabilitación de la Alcazaba, que ya está siendo visible, pero que parece la historia de nunca acabar. Como parece que jamás va a volver a abrirse el Fuerte de San Cristóbal, donde no aciertan con las luces, pues quieren evitar que parezca el castillo encantado de Eurodisney. Ahí se encuentran los parques de la plaza de Las Américas y de San Roque, cuyos trabajos deben estar terminados el próximo verano, aunque en San Roque se dejó pendiente la inversión en la pista deportiva, que se ha incluido en los nuevos presupuestos.

Ahora que han anunciado nuevas elecciones, puede que la ciudad vuelva a revolverse y, al menos, se anuncie como agua de junio alguna inversión contenida en programas de partido. Eso sí, sin plazo de ejecución.

Las noticias más...