+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Precios e intermediarios

 

La pasada semana hice tres propuestas sobre mejoras de comunicaciones, disminuciones de los costes energéticos y monetización del valor aportado por la captura de CO2 pata apoyar al campo. Solo tenía ideas genéricas sobre los precios agrarios y los intermediarios, pero me llamó mi amigo Vicente Carrillo, un profesional de la intermediación que se dedica a vender y comprar frutas y verduras en Mercamadrid, indignado con lo que está escuchando de los precios y los intermediarios, me dio mil argumentos sobre lo erróneo de cómo se está planteando el problema y me invitó a que lo comprobase en Mercamadrid, que es el mayor mercado de frutas y verduras de Europa. Y el sábado pasado de cinco a diez de la mañana recibí de Vicente un master acelerado del mercado, del papel de los intermediarios y de la fijación de los precios. Las empresas extremeñas venden sus productos en gran parte a la industria agroalimentaria, al exterior y directamente a grandes distribuidoras pero Mercamadrid es sin duda un referente y una alternativa que no deben ignorar.

Vicente me insiste que el problema del campo no es el mismo en toda España. Que gran parte de las regiones agrícolas españolas están mucho más sometidas a la presión de los mercados globales que Extremadura y meternos en el mismo saco solo puede perjudicarnos, que tenemos un recorrido por delante que otras ya no tienen y que la protección demandada nos puede impedir aprovecharlo. Me hace ver el papel imprescindible de los intermediarios en un mercado tan complejo, que sus márgenes son mínimos, y que sin ellos es muy difícil entrar en Mercamadrid y por eso estamos casi ausentes en Madrid. Recibí un curso acelerado de precios y vi cómo evolucionaban a lo largo de la mañana en función de las calidades, la confianza de marcas e intermediarios y una oferta y demanda con gran transparencia en la que el engaño tiene un alto coste para el que lo practica. Querer limitar el libre equilibrio de los precios puede expulsarte del mercado y dar tus costes a tus clientes es entregarte a ellos. Vicente tenía muchas ganas de compartir sus ideas y experiencias. Le invité a que lo hiciera en La Económica y así poder tener otra versión del problema y de las soluciones. Pronto la tendremos.

(*)Economista