Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

la atalaya

Restauración

 

Lo de Nuestra Señora de París es un desastre. Quizás podía haberse prevenido. Todos los edificios semejantes debían tener un plan de seguridad y me consta que, al menos en España, la mayoría de nuestras catedrales lo tienen -¿también la de Badajoz?-. Vamos a ver si no se producen daños ulteriores y la estructura aguanta mientras la refuerzan. Podría haber sido peor, aceptando lo aparatoso. Y, claro, el impacto es mucho mayor porque el templo está en París. En el escaparate de los escaparates. Al mismo tiempo se produjo otro incendio en la mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén, uno de los monumentos capitales del islam y los medios apenas se hicieron eco. Y no quiero referirme a que haya habido tan enorme cantidad de dinero de donaciones, siendo propiedad del Estado francés, y luego no se saque nada para políticas sociales. De salvamento e integración de inmigrantes, por ejemplo.

Dicho lo cual, ahora es el momento, ya ha comenzado, de plantearse un problema peliagudo: la restauración. Una parte muy importante de lo consumido por el fuego era postizo. Añadido en el siglo XIX por el arquitecto Violet-le-Duc, personaje muy discutido por sus intervenciones radicales, que devolvían el monumento afectado a un estado teórico, nunca real. Era un modo de buscar una perfección estilística ideal, no pretendida por el autor original. Ese es, por ejemplo, el problema de la aguja. No tengo claro si hubo una en la catedral primitiva, pero sí que la destruida era del siglo XIX. ¿Se debe reponer o aprovechar la oportunidad -trágica- para devolverle al templo su aspecto pre-Viollet? Vamos a escuchar muchas opiniones a favor y en contra. Los conceptos de restauración variaron mucho durante el siglo XX. Quizás la teoría populista pretenda dejarlo como si no hubiera pasado nada. Hay precedentes. También en Badajoz. Fíjense, han restaurado, en el muro exterior de la Puerta del Capitel, unas alacenas de la media chabola antaño adosada allí. Eso es teoría de conservación del Patrimonio y lo demás son zarandajas. Poner una vela a Dios y otra al Diablo en algo costroso. Solo el propietario del bar de enfrente estará contento. Ya tiene donde poner el utillaje de servicio. Que aprendan teoría en París.

Las noticias más...