+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LAS FRANCISCANAS TERCIARIAS HAN COSTEADO LA INTERVENCION

Restaurado un retablo de 1820 en la iglesia de San Agustín de Badajoz

Esta dedicado a San Francisco y presentaba daños por la humedad . Se ha recuperado el escudo de la orden y dejado a la vista parte de la pintura original

 

El retablo de San Francisco, ya restaurado, en la iglesia de San Agustín. - Foto: S. GARCIA

El retablo de San Francisco, situado en una de las capillas laterales de la iglesia de San Agustín, ya luce restaurado. De estilo neoclásico y datado en 1820, presentaba importantes desperfectos a causa de la humedad en la parte baja, así como numerosas manchas a causa de los excrementos de murciélagos y palomas.

La restauradora Almudena Villar ha sido la encargada de la puesta a punto de este retablo de mampostería, que cuenta con dos pinturas murales a los lados --de San José y San Cayetano con el niño en brazos-- y una hornacina central decorado con una escultura del abrazo místico entre Jesús en la cruz y San Francisco. En la parte baja del altar se encuentra el escudo franciscano, que se ha recuperado en esta intervención, pues "se había perdido hasta la mitad y todo lo que había desaparecido, se ha restaurado", según explicó Villar.

El conjunto, repintado al completo con pintura plástica y con dos paredes laterales de azulejería --lo que indica que ha sufrido una restauración anterior--, se ha limpiado desde la cruz hasta al suelo y en la zona del altar, se ha eliminado la pintura plástica para dejar a la vista la original, que imita al mármol gris. Junto a este retablo hay tumbas privadas.

Esta actuación la han costeado las Franciscanas Terciarias, un grupo de seglares que colabora con la orden de San Francisco, que encargaron al proyecto a Almudena Villar. Esta restauradora ha trabajado durante casi dos décadas en el Museo Catedralicio, junto con quien fuera su responsable, Francisco Tejada Vizuete, ya fallecido, y también se ocupó de la restauración de las rejas y del altar mayor de la catedral.

La parroquia de San Agustín también tiene en proyecto restaurar una imagen de este santo en madera, que habitualmente no permanece expuesta al público en la iglesia. De momento, según señaló Almudena Villar, se ha limpiado la talla para mejorar su conservación hasta que se acometa su rehabilitación.