Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Síndrome chicle

MARIA OrtizMARIA Ortiz
02/07/2010

 

TLto escuché esta semana por primera vez y me quedé muerta . Resulta que además del síndrome post-vacacional, ese fenómeno ampliamente publicitado y rentabilizado que todos sufrimos, en menor o mayor medida, cuando nos incorporamos al trabajo después de las vacaciones; existe otro que se llama el síndrome pre-vacacional, y que al parecer provoca los mismos síntomas pero por todo lo contrario.

¿Una depresión por coger vacaciones? No daba crédito a lo que estaba escuchando.

Explicaba la psicóloga en la radio que esta nueva patología se manifiesta con síntomas de irritación, agobios e, incluso, momentos de cabreo que finalmente degeneran en desgana y una irremediable bajada de la moral.

Es decir, una cosa muy parecida a lo que le sucedió a mi querida compañera de tantos años en la radio y ahora también de columna, María Jesús Almeida , en su primer día de vacaciones.

Un síndrome que en mi opinión --y esto no lo dijo la experta-- estoy segura que padecen más las mujeres que los hombres y sobre todo aquellas que trabajamos fuera de casa.

¿Y cual es el desencadenante de esta nueva enfermedad ? Pues, al parecer, según cuentan los psicólogos, el síndrome pre-vacacional se sufre cuando te planteas como meta hacer en ese único mes todo aquello que se te ha resistido durante los doce del año: arreglar los armarios y quitar de una vez la ropa de invierno, aunque a estas alturas ¿para qué?; hacerle el cambio de aceite al coche, si es que para entonces aún arranca; ordenar el trastero si puedes abrir la puerta, renovar el carnet de conducir que desde hacía semanas está caducado, limpiar a fondo la cocina, aprovechar las rebajas, leer los dos libros ya comenzados que tienes sobre la mesilla. Y así, hasta el infinito y más allá.

Me convenció. Soy carne de psicóloga. Pero yo le pondría otro nombre a esta dolencia netamente femenina y enmarcaría su padecimiento durante todo el año.

El síndrome chicle. Estirar, estirar, estirar hasta que estalla la pompa.

Las noticias más...