Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA AVENTURA DE BUSCARSE LA VIDA COMO EMIGRANTE CUALIFICADO

La uva y un pie en Francia

David Boraita, con 27 años y un grado en Publicidad, se va la vendimia: «En la carrera trabajaba por 7,5 € y con esta gente empezamos en 10 y pico»

 

Entre las 14.000 personas de la región que se van a la vendimia francesa está David Boraita, un joven con 27 años y un grado en Publicidad, que volvió hace un año de Madrid y la falta de perspectivas aquí le lleva a cruzar los Pirineos para hacerse vendimiador. «En realidad --explicó-- es una excusa para poner un pie en Francia y pasar un tiempo allí sin gastar desde el principio; si sale regular la aventura, bailas con las francesas y ganas algo de dinerillo».

Contó que «un amigo con una furgoneta necesitaba dos o tres reclutas y no me lo pensé». Va para «dos o tres meses, pero desde el minuto uno que cruce la frontera echaré currículos en francés, inglés y español, a ver qué tal». Desde que se apuntó a la aventura ha resuelto los trámites y «apalabrado» el contrato. «Resulta que la mitad de los empleadores son españoles que llevan años subiendo; buscamos en internet en todos los foros de empleo franceses; surgió un contacto que nos dijo que si subíamos a un chaval y ha sido el jefe de ese chico quien nos dijo si subís tres, pues quedaros».

David Boraita, que lleva a su perro Bruma, tiene esperanzas «porque Francia es un país europeo de los de antes, con paro casi equivalente al tiempo trabajado, lo que da una tranquilidad; ni una hora sin contrato; el precio por hora está mejor que aquí el de un trabajo cualificado; yo con la carrera trabajaba por 7,50 --euros la hora--, en Madrid, en según que sitios, al principio; con esta gente empezamos con 10 y pico».