+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EL PRESIDENTE DE LA JUNTA Y EL ALCALDE DESBLOQUEAN UN CONFLICTO ENQUISTADO DESDE HACE MESES.

Vara y Celdrán acuerdan reparar y traspasar las carreteras de Cáceres y de Valverde

El pacto incluye la avenida Díaz Ambrona, que la Junta mejorará en dos fases y la transferirá al consistorio.El presidente del Ejecutivo extremeño recon

 

Fernández Vara conversa con Celdrán mientras suben una escalera a su llegada al ayuntamiento. - Foto:S. GARCIA

A. M. ROMASANTAA. M. ROMASANTA 22/09/2010

Cuarenta minutos fueron suficientes para zanjar un conflicto que se ha prolongado más de nueve meses. El breve y "cordial" encuentro que mantuvieron ayer en el Ayuntamiento de Badajoz el alcalde pacense, Miguel Celdrán, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, sirvió para firmar la solución al arreglo y traspaso de la avenida Adolfo Díaz Ambrona y los tramos desdoblados de las carreteras de Cáceres y de Valverde.

En concreto, la Junta se comprometió a que "en breve" adjudicará las obras de mejora de la avenida Adolfo Díez Ambrona desde el hotel Río hasta el puente de Palmas y el próximo año licitará desde el puente de Palmas a la glorieta de Marchivirito. Una vez que esta vía esté arreglada por completo pasará a ser urbana, es decir, su mantenimiento correrá a cargo del ayuntamiento hasta la rotonda del escudo de Badajoz.

A partir de ahí, en el tramo desdoblado de la carretera de Cáceres, la Junta mantendrá la titularidad de la calzada, mientras que los laterales y la jardinería serán del ayuntamiento. Respecto a los jardines, aunque abandono parece evidente, sin embargo Vara señaló que "los daños no son los que parecen" porque se ha mantenido bien el sistema de riego. Ahora la Junta va a acondicionar las zonas verdes para que después las asuma el ayuntamiento.

En lo que respecta al tramo desdoblado de la carretera de Valverde, tampoco aquí los problemas aparentes de las zonas verdes son tan graves como parecen, según Fernández Vara. La Junta se encargará de reponer y subsanar los jardines y el resto de infraestructuras, cuyo mantenimiento asumirá por completo el ayuntamiento como una vía urbana. El consistorio ha trasladado al Ejecutivo regional un listado de deficiencias y desperfectos que la Junta tiene que corregir antes de traspasar esta carretera. Sí reconoció Fernández Vara que "realmente esta carretera no tendría que estar así un año después de haberse terminado".

Para que se produzca la transferencia, habrá un procedimiento. Según explicó Vara, al día siguiente de que terminen las obras de la avenida Adolfo Díaz Ambrona, se arreglen los jardines en la carretera de Cáceres y se subsanen los desperfectos de la de Valverde, se firmarán las actas de recepción por parte del ayuntamiento para que quede constancia de que se produce el traspaso.

Vara reconoció que "teníamos que haberlo hecho antes, pero nunca es tarde si la dicha es buena". También el alcalde señaló que si han tardado tanto en alcanzar una solución se debe a que "somos torpes".

Ya dijo Celdrán que para desbloquear la situación tenía que hablar directamente con el jefe del Ejecutivo extremeño, a la vista de que no había sido posible entenderse ni con el director general ni con el consejero del ramo, en este caso el de Fomento, José Luis Quintana, que también asistió ayer a la reunión, junto al primer teniente de alcalde, Francisco Javier Fragoso. El encuentro se fraguó en una conversación informal que este verano mantuvieron Celdrán y Vara en Olivenza. Querían poner fin a una situación en la que, como dijo ayer el presidente de la Junta, ambos tenían la sensación de que "estábamos perdiendo energías inútiles". Desde entonces, ambas partes han estado trabajando en el acuerdo que ayer ratificaron.

Los términos del pacto alcanzado calcan básicamente lo que el ayuntamiento venía reclamando a la Junta, pues el alcalde había defendido reiteradamente que el ayuntamiento no se mostraba reacio a asumir el mantenimiento de nuevas vías siempre y cuando se subsanasen las deficiencias y las recepcionase en perfecto estado de uso. Así se va a hacer, aunque ayer Fernández Vara destacase que "aquí no ha hay vencedores ni vencidos, no hay pulsos ganados ni perdidos, sino la sensación de que ahora más que nunca las administraciones tenemos que cooperar y colaborar".

Además del acuerdo concreto, en la reunión también adoptaron una decisión "formal", según reveló Vara, la de evitar "a toda costa" que haya discrepancias que no se discutan sino que cuando surja algún problema se intente resolver "sin dejar que los temas se envenenen o contaminen porque luego resulta más complejo resolverlos".