+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SOS CASCO ANTIGUO, LA ASOCIACIÓN DE VECINOS Y LA CÍVICA

Varios colectivos piden que el conventual concepcionista tenga uso también por las tardes

El ayuntamiento pretende adquirir este edificio de 5.000 metros, que se vende en su totalidad o por partes, para aglutinar servicios municipales dispersos

 

El conventual se encuentra entre las calles San Juan, Bravo Murillo y san Gabriel. - S. GARCÍA

Las intenciones anunciadas por el Ayuntamiento de Badajoz de adquirir un edificio en el Casco Antiguo, situado entre las plazas de España y Alta, para aglutinar servicios municipales, ya ha suscitado las primeras reacciones, positivas, entre colectivos que defienden y trabajan por la recuperación del casco histórico de Badajoz y la revitalización de sus áreas más degradadas.

La pretensión del ayuntamiento es adquirir el antiguo conventual concepcionista, que abarca la manzana entre las calles San Juan, Bravo Murillo y San Gabriel. Se completaba con la iglesia de la Concepción, que fue originariamente la del convento franciscano. Esta elección ha sido recibida con satisfacción por SOS Casco Antiguo, la asociación de vecinos y la Cívica Ciudad de Badajoz; si bien proponen que el uso de esas instalaciones no se limite al horario matinal propio de la función administrativa, que concluye las 15.00 horas, sino que se complemente su ocupación con otras actividades que permitan que el edificio permanezca abierto toda la tarde, hasta las diez de la noche.

Cuando el alcalde, Francisco Javier Fragoso, anunció hace dos semanas que dentro del ambicioso plan municipal de inversiones por valor de 20 millones de euros se había incluido una partida de 850.000 euros para adquirir un inmueble en el Casco Antiguo, no quiso confirmar de qué edificio se trataba. El conventual concepcionista, un inmueble del siglo XVIII con más de 5.000 metros cuadrados está en venta (en su totalidad o por partes) desde hace más de tres años y cerrado y sin uso desde el 2003.

Pertenecía al empresario pacense Ignacio Sánchez Rubio, que consiguió quedarse con su totalidad en el año 2000. Fue la sede de su empresa, Seta Consultores, que gestionaba el Plan Urban, dotado con fondos para rehabilitar el Casco Antiguo. Seta compartió espacio con las oficinas de Vivernet, de la Junta de Extremadura. En el 2003 lo compró el empresario vasco Miguel Ortiz-Cañavete, afincado en Japón, para poner en marcha el proyecto Gran Casino Augusta, que incluía además de un negocio de juegos un hotel de cinco estrellas. Pero la Junta de Extremadura se decantó por el presentado por el grupo Franco-Orenes-Río, que se hizo realidad con las ambiciosas instalaciones de nueva planta de la avenida Adolfo Días Ambrona.

Ahora de nuevo el conventual concepcionista empieza a sonar y los colectivos del Casco Antiguo tienen muchas esperanzas puestas en su recuperación, porque redundará en su entorno, teniendo en cuenta además que este edificio es el «fuerte» que da entrada a la zona más degradada del barrio, de Bravo Murillo hacia abajo, según apunta Luis Pacheco, de SOS Casco Antiguo. Al propio Pacheco le han confirmado varios concejales del PP que el edificio que pretende adquirir el ayuntamiento es este conventual.

SOLICITUD / Tras conocer estas intenciones, los tres colectivos mencionados han presentado un escrito en el registro general del ayuntamiento, dirigido a Eladio Buzo, como concejal coordinador de barrios, según informaron ayer. En esta solicitud expresan su satisfacción por la decisión municipal, pero recuerdan que la función administrativa finaliza a las 15.00 horas y, pasada esa hora, como ya sucede con los servicios sociales ubicados en la calle San Lorenzo, los edificios municipales cierran. Por ello, defienden que el futuro centro administrativo debe permanecer abierto también por la tarde, en horario de 8.00 a 22.00 horas. Sugieren en este sentido que podría albergar una de las sedes de las escuelas municipales de música (ahora repartidas en cuatro colegios, ninguna en el Casco Antiguo), en incluso de la Universidad Popular. «Ambas opciones vendrían a dar solución a la creciente demanda de estos servicios municipales al tiempo que aseguran un trasiego continuo de usuarios durante todas las tardes», defienden en su escrito. Además proponen utilizar para exposiciones de los artistas del barrio los espacios comunes, como el claustro, que ocupa 400 metros cuadrados.

Pacheco señala que el edificio tiene entradas diferenciadas, como la de la calle San Gabriel , que permite organizar accesos independientes por la tarde para no interferir en los servicios de Urbanismo, que son los que se quieren unificar en este edificio, entre otros. Para estos tres colectivos, la puesta en uso del conventual en horario de mañana y tarde serviría de apoyo a la hostelería, al comercio de proximidad y también al turismo, pues podría ser un edificio visitable, como un atractivo más del corazón de la ciudad.