Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

el remate

Vuelos

María Ortiz María Ortiz
02/11/2018

 

Son tantas las malas noticias que acumula Extremadura en todo aquello que tiene que ver con las comunicaciones que cuando tenemos una mejora sustancial es de justicia y hasta necesario, diría yo, para nuestra salud mental, felicitarnos por ello.

Me refiero a la entrada en vigor esta semana de la Obligatoriedad de Servicio Público de los vuelos a Madrid y a Barcelona desde el aeropuerto de Badajoz con Air Nostrum.

Una opción, la de la OSP, que hasta ahora no había sido posible --resultado de un ejemplar entendimiento entre administraciones-- y que, en definitiva, permite cambiar el sistema de financiación del déficit económico que supone para una compañía mantener los vuelos regulares desde Extremadura.

Sigue siendo el dinero público, en este caso de las arcas extremeñas, el que permite que se recuperen los vuelos desde Badajoz, pero ahora a través de financiación directa y no con un contrato publicitario o patrocinio.

En total, la Junta de Extremadura tendrá que pagar como máximo 3,5 millones anuales hasta 2021 para garantizar la actividad aeroportuaria.

Y ojalá no tuviera que ser así. Pero la realidad de una comunidad como la nuestra, con una población tan dispersa y la renta percápita más baja del país, no supone un gran atractivo para ninguna compañía.

De hecho, el aeropuerto de Badajoz, según AENA, tiene capacidad para 700 mil viajeros, y hasta ahora la cifra máxima de personas que lo han utilizado han sido 92.000, en el año 2007.

Ahora se espera que esas cifras cambien. Hay más trayectos de ida y vuelta a Madrid y a Barcelona, mejores horarios para conectar con otros vuelos y es más barato volar. De hecho, en esta primera semana el número de viajeros se ha incrementado notablemente.

El transporte aéreo no es la solución a la indignante incomunicación que sufre Extremadura, pero es un paso más para conseguir el imperioso desarrollo económico que necesita nuestra región.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.