+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA ÓPERA PRIMA DE ARANTXA ECHEVERRÍA ABRIÓ ANOCHE EL FESTIVAL IBÉRICO DE CINE DE BADAJOZ

Zaira Romero: «Mi abuelo fue quien me dijo que hiciera la película»

Zaira Romero, una de las protagonistas de ‘Carmen y Lola’ y gitana como su personaje, asegura que desde el principio tuvo el respaldo de su familia para interpretar a una mujer que se enamora de otra

 

Presentación 8 Carolina Yuste, Moreno Borja y Zaira Romero, ayer en San Francisco. - S. GARCÍA

Dos mujeres gitanas se enamoran. Sufren el rechazo de su entorno, pero su amor es más fuerte. La película Carmen y Lola, primer largometraje de Arantxa Echeverría, inauguró anoche el Festival Ibérico de Cine de Badajoz. Narra la historia de dos adolescentes gitanas que, frente a los tabúes en su cultura sobre la homosexualidad, deciden ser libres.

Zaira Romero interpreta a Lola, una de las protagonistas y como su personaje gitana, aseguró ayer en la presentación de la cinta, que desde el principio contó con el respaldo de su familia para embarcarse en este proyecto. «Fue mi abuelo quien me dijo que hiciera la película. Le pregunté a él, a mis cuatro hermanos y a mi madre y todos me apoyaron», contó.

Para ella, como para la otra protagonista, Rosy Rodríguez (Carmen) y Moreno Borja (padre de Lola) era su debut ante las cámaras. La única actriz profesional del reparto es la pacense Carolina Yuste, que además de interpretar a Paqui, una trabajadora social, se ha encargado de asesorar al resto del elenco de debutantes.

Zaira Romero, Moreno Borja y Carolina Yuste, acompañados por la directora del Instituto de la Mujer de Extremadura (Imex), Elisa Barrientos, el director del festival, Alejandro Pachón y el del López de Ayala, Miguel Murillo, presentaron la película a la prensa antes de su estreno. Los actores se mostraron encantados con la experiencia, que en ocasiones ha llegado a sobrepasarles, como reconoció la protagonista. Uno de sus miedos era tener que dar un beso a una mujer, «ya no por ser mujer, sino por dar un beso en público», comentó, pero se lo tomó «como un juego» y finalmente no le costó filmar la escena.

Para Moreno Borja, en esta película, el protagonismo es para el amor y no tanto para los gitanos, que no cree que se reflejen con estereotipos. «Cuando se hacen las cosas con respeto, amor y verdad sale una joya como Carmen y Lola», dijo. También Carolina Yuste puso el acento en la libertad y el amor: «Creo que el mensaje de la película va a tocar y va a cambiar algo en quien la vea», aseguró.

Barrientos, por su parte, señaló que esta cinta es la «mejor apertura» para cualquier festival, porque visibiliza la discriminación múltiple que sufren muchas mujeres por ser mujer, gitanas y lesbianas.