+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EUROPA LEAGUE

El Ajax claudica frente a la intensidad de un Getafe intratable (2-0)

El equipo de Bordalás minimizó a los neerlandeses y ganó con goles de Deyverson y Kenedy

 

Los jugadores del Getafe celebran el gol del 1-0 ante el Ajax. - AFP

ALEJANDRO GARCÍA
20/02/2020

El ilustre Ajax, en treintaidosavos de la Europa League eliminado de la Champions, se tuvo que marchar del Coliseum derrotado, rebotado y sumido en un estado nervioso entre la impotencia y la frustración. El responsable fue otro despliegue inconmensurable de un Getafe intenso, laborioso y comprometido que minimizó al rival y ganó 2-0, con goles de Deyverson y Kenedy, para encauzar la eliminatoria.

Antes, los neerlandeses se había ido al descanso sin chutar a la portería del Getafe, por detrás en el marcador y con la obligación de lidiar con la frustración que provoca la presión de los de Bordalás.

Desde el inicio quedó claro que la batalla decisiva del partido era la que se disputó por ocupar los espacios; los goles ya llegarían después. El Getafe, el equipo de La Liga que presiona más arriba, se tuvo que replegar en algunas fases iniciales. El Ajax, adalid de juego de toque y combinación vertiginosa, con el que llegó el año pasado a las semifinales de la Liga de Campeones, estuvo muchos minutos recluido en su propio terreno de juego, sometido a las exigencias de los de Bordalás.

Ilusión frente a crispación

Camino a la media hora de partido, la ilusión getafense, personificada en la entrega y el buen rendimiento en cada jugada de Cucurella, era directamente proporcional a la crispación en los jugadores del Ajax, inmersos en la búsqueda de un juego con balones largos que va contra su naturaleza, pero era lo único que permitía el Getafe. Eso y la bronca, que se fue extendiendo por el juego y llegó a la grada tras el primer gol.

Cada saque de puerta era un problema para Varela, sin opciones para elaborar frente a la presión rival; también era una oportunidad para un Getafe que estaba siendo netamente superior y que se puso por delante gracias a un gol de Deyverson, que remató un centro de Olivera tras la enésima jugada que se desarrolló en las inmediaciones del área del Ajax.

El Getafe se fue al descanso con la sensación de jugar a una marcha más que los neerlandeses y así siguió en la reanudación. La desesperación visitante se reflejaba en las frustrantes protestas de Ziyech, el giro hacia la brusquedad que dio el partido y el festival de tarjetas, patadas y exageraciones que se vio sobre el césped.

Sentencia final

Con todo y con ello, el centro de gravedad del partido seguía mucho más cerca de Valera que de un Soria casi inédito. Los minutos pasaban y las llegadas al ataque de Ajax se contaban como hechos excepcionales en el partido, los jugadores de Ten Hag transmitían un cabreo más allá del habitual por una derrota, rezumaban indignación e impotencia con todo lo que propuso un Getafe superior.

En los últimos diez minutos aparecieron las primeras tentativas peligrosas de un Ajax movido por la visceralidad del enfado, pero fue el Getafe el que demostró su fiabilidad defendiendo y aprovechó un contragolpe, ya en el descuento, para aumentar su renta gracias al gol de Kenedy.