+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

BALONCESTO. LIGA FEMENINA ENDESA

El Al-Qázeres se asoma al abismo

La derrota y el 'average' perdido en Bembibre dejan al conjunto extremeño muy cerca del descenso

 

Julia Gladkova supera la defensa del Al-Qázeres. - MILA GARCÍA

Javier Ortiz
21/02/2021

68 - Embutidos Pajariel Bembibre:  Roselis Silva (3), Ana Palma (0), Lashann Higgs (23), Batouly Camara (2), Sara Rhine (8) -cinco inicial- Julia Gladkova (20), Marianne Kalin (0), Laura Méndez (12).

55 - Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura:  Irene Lahuerta (10), Alexis Jones (16), Eleanna Christinaki (2), Vicky Llorente (14), Anna Pachurina (3) -cinco inicial- Petra Zaplatova (4), Fiona O’Dwyer (2), Alexa Hart (4).

Marcador por cuartos:  11-23, 36-34 (descanso), 57-46 y 68-55.

Árbitros:  García, Langa y Hurtado. Sin eliminadas.

Incidencias:  Partido de la vigésima jornada de la Liga Femenina Endesa disputado en el Bembibre Arena sin público.

 

Vuelve el Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura de El Bierzo con un pie y medio en la Liga Femenina 2. Su incontestable derrota ante el Embutidos Pajariel Bembibre (68-55) tiene doble daño, ya que además se produce por una diferencia superior a la que hubo en Cáceres (81-77). Ceder el partido y el ‘average’ aboca al conjunto extremeño a una hazaña en los cinco partidos que le restan por disputar (los cuatro del calendario regular y el aplazado frente al Movistar Estudiantes, que será este mismo miércoles).

Hay que recortar las dos victorias reales de diferencia que lleva ahora el Bembibre, que además tiene que enfrentarse al Quesos el Pastor Zamora, un colista que está prácticamente descartado.

Tiene un enorme número de papeletas de descenso el conjunto extremeño, buena parte de las cuales ganadas en una tarde que se consideraba una auténtica ‘final’. Pero el equipo no estuvo a la altura en ninguna de sus dos misiones: si no lograba ganar, por lo menos debía perder de menos de cinco puntos. Eso hubiese dado otra perspectiva. El horizonte se ha nublado de forma quizás inevitable.

 

UN GRAN ARRANQUE / Y eso que todo empezó de forma sensacional. Un Al-Qázeres sin complejos saltó a la pista dispuesto a imponer su ley frente a un rival que tenía menos margen de error y que además no podía contar con el apoyo de su público.

Los primeros minutos fueron fantásticos y, a la larga, engañosos. El balón fluía en ataque con buenas posiciones para Alexis Jones, que clavó tres triples sin fallo. La buena defensa además permitía correr el contraataque, en el que Vicky Llorente se mostraba especialmente cómoda.

El escenario era inimaginablemente bueno (7-21, min. 8), una tendencia que se mantuvo al final del cuarto con la entrada de las primeras rotaciones (11-23).

Todo eso se fracturó muy rápidamente. El Bembibre empezó a jugar con mucha mayor decisión y su ataque fluyó para hacer daño en la defensa zonal de Al-Qázeres, que vio cómo no podía frenar ni los tiros ni las penetraciones de Lashann Higgs y Julia Gladkova.

Mediado el cuarto, la ventaja visitante ya se había volatilizado (30-30) y las señales iban siendo cada vez menos halagüeñas. El colapso ofensivo estaba siendo considerable, con Jones bajando sus prestaciones, Eleanna Christinakis fallando una y otra vez (acabó con un 0 de 8 que difícilmente habrá firmado antes en su carrera) y Anna Pachurina tirando triples desde su atalaya que estaban muy lejos de entrar. Al descanso, 32-30 y, aunque todo estaba por decidir, la sensación no era buena.

 

EL HUNDIMIENTO / El paso por los vestuarios no le vino bien a las jugadoras de Jacinto Carbajal, que salieron con muy poco tono y de nuevo se vieron muy rápido por detrás a una distancia difícil de levantar. A los dos minutos de la reanudación, 41-34. Y poco después se superaba la barrera de los 10 puntos.

Seguramente fue el momento clave del encuentro y puede que de la temporada porque ni en la pista ni desde el banquillo hubo soluciones a una situación cada vez más irreversible. La colección de tiros fuera de posición que hizo en esa fase el Al-Qázeres descartaba cualquier posible remontada. Y casi fue un buen resultado ir 11 abajo al final del tercer cuarto (57-46): no estaba lejos la posibilidad de, al menos, arrancar una derrota por debajo de cinco puntos que ofreciese más esperanza de cara a la recta final liguera.

La tensión era importante. Bembibre lo veía cerca y durante unos minutos pareció que eso podía afectarle, pero las extremeñas no lo aprovecharon. El estado de nervios en común se tradujo en que durante los cuatro primeros minutos del último cuarto no hubo una sola anotación.

Perdido ese tren para acercarse y generar aún más ansiedad en su oponente, el Al-Qázeres se hundió y ni siquiera tuvo la opción de aproximarse al ‘average’. El 65-48 faltando apenas 100 segundos expresa bien lo que estaba sucediendo sobre la cancha: la frustración era evidente en el cuadro perdedor, al que ahora le toca tirar de épica para mantenerse donde ha estado las últimas cinco temporadas. Aparte de recibir al Estudiantes el miércoles, le queda jugar contra Girona (casa), Ensino (fuera), Campus Promete (casa) y Cadí La Seu (fuera). Mientras, a Bembibre le esperan Araski (fuera), Zamora (casa), Avenida (fuera) y Estudiantes (casa).