+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

BALONCESTO. LEB ORO

Alegrón para el Cáceres en Melilla

Los verdinegros arrancan una emocionante victoria gracias a su mejoría en el último cuarto

 

Jorge Sanz busca un compañero para pasarle el balón. - MELILLA SPORTS CAPITAL

Javier Ortiz
23/10/2020

Arrancó la temporada para el Cáceres Patrimonio de la Humanidad como acabó la pasada: con una victoria a domicilio. Esta vez lo hizo en Melilla, donde nunca había vencido en liga regular, en un emocionantísimo final y por un solo punto (74-75).

Es un arranque meritorio para un equipo que apenas ha podido entrenar al completo durante la pretemporada y que llegaba tras dos semanas de inactividad competitiva, ya que le correspondió descansar en la primera jornada.

Empezaron los verdinegros con un quinteto sin el que probablemente es su fichaje más llamativo de este verano, Jeff Xavier, reservado para la ‘segunda unidad’ por ahora. El minuto inicial de la campaña fue prácticamente inmejorable: un palmeo de Roeland Schaftenaar y un triple de Devin Schmidt pusieron el 0-5, pero el Melilla reaccionó rápido y bien y encadenó un parcial de 11-2 para situarse 11-7_(min. 5).

El choque no era bueno. Los dos equipos fallaban en posiciones claras los tiros lejanos y tenían más pérdidas de la cuenta. Aunque Ferrán Ventura estuvo atinado desde lejos, al Cáceres le afectaba especialmente la falta de un sustituto específico de Jorge Sanz para la posición de base, ya que Fran Cárdenas se quedó en casa por una lesión muscular.

Apareció en pista entonces Sandi Marcius, de baja durante buena parte de la pretemporada y cuyo fichaje fue confirmado esta misma semana. Enseguida empezó a demostrar que al menos de su rodilla operada está bien y un par de acciones contundentes suyas volvieron a dar a Cáceres la iniciativa. Con una ventaja mínima en el marcador acabó el primer cuarto (17-18).

El segundo siguió ofreciendo varias jugadas consecutivas de despropósitos. Melilla estuvo un pelín menos torpe y, con su oponente sin encontrar soluciones en ataque más allá de triples forzados, pareció dar un pequeño acelerón (29-24, min. 16), con problemas para contener a Mathieu Kemba, fortísimo físicamente.

 LUCHA ABIERTA / Volvió Marcius y volvieron los visitantes a lucir, entendiendo el pívot croata muy bien el juego y encontrando a la perfección el balón bajo el aro para machacar. Fue clave de, por fin, unos estupendos minutos de baloncesto que devolvieron al Cáceres mínima ventaja al descanso (33-34).

Tras el paso por los vestuarios Schmidt enganchó otro triple y abrió un horizonte de mayor esperanza. Sin embargo, la regularidad seguía sin aparecer por ningún lado y se pasó de un 38-43 a un 46-44 que obligó al entrenador cacereño a pedir un tiempo muerto. Esta vez el regreso de Marcius no supuso una mejoría tangible y el Melilla, con una última canasta del incontenible Kamba, se fue con ventaja al final del tercer cuarto (54-51).

El último acto resultó emocionantísimo y tuvo varios momentos culminantes. El Cáceres lanzó el mensaje claro de que iba a por el partido cuando Xavier, hasta entonces muy desacertado de cara al aro, clavó dos triples consecutivos que le cambiaron la cara a la situación. A_él se unió Schmidt, con lo que la recta final se afrontó por delante, apoyados también en una mejoría defensiva.

El desenlace fue un auténtico cara o cruz, con varias acciones decisivas: una genial asistencia de  Marcius a Jorge_Sanz y una canasta bajo el aro de_Paco del Águila que parecía sentenciar. En el Melilla se resistía Sergio Llorente, con dos triples estratosféricos que dejaron un 74-75 a falta de 7 segundos para el final.

Fue auténticamente dramático. A dos segundos, Melilla consiguió lo  que pretendía de parar el reloj y llevar al Cáceres a la línea de tiros libres. Nervioso, Del Águila no acertó con ninguno de los dos --aunque quizás tiró a fallar el segundo--, pero apenas quedó tiempo para un lanzamiento lejano de los locales que no entró. La victoria en medio de una gran alegría en el banquillo se iba para Extremadura. Ahora espera el debut en casa frente a Ourense el próximo viernes (21.00 horas).

La ficha:


Melilla Sport Capital:
Mikel Sanz(3), Javier Marín (3), Fede Uclés (4), Mathieu Kamba (22), Papa Mbaye (8) -cinco inicial- Alec Wintering (4), Javier Menéndez (0), Andris Misters (5), Sergio Llorente (23), Lorenzo Cugini (0), Shaquille Doorson (2).
Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Devin Schmidt (19), Jorge Sanz (4), Roeland Schaftenaar (13), Paco del Águila (7), Sylvester Berg (3) - cinco inicial- Ferrán Ventura(11), Jeff Xavier (8), Sandi Marcius (10).
Marcador por cuartos: 17-18 y 33-34 (descanso), 56-53 y 74-75 (final).
Árbitros: Lizana, Marqueta y González. Sin eliminados.
Incidencias: Segunda jornada de la LEBOro. Partido disputado en el pabellón Javier Imbroda Ortiz a puerta cerrada.

Estadísticas completas aquí: