Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA PRETEMPORADA AZULGRANA

El Barça se ilusiona con un festival de goles ante el Nápoles (4-0)

El equipo de Valverde convence en su último amistoso y llega lanzado al inicio de Liga

RAÚL PANIAGUA
11/08/2019

 

El Barça cerró la pretemporada con un ilusionante triunfo ante el Nápoles (0-4) que sirvió para finiquitar la gira por EEUU y afrontar con ilusión la cuenta atrás hacia el comienzo de Liga en San Mamés. Todo salió bien en Michigan. Griezmann se estrenó como goleador, Luis Suárez exhibió su voracidad con un doblete y Démbélé cerró la victoria. El equipo no acusó la ausencia de Messi y el tridente brilló en plena vorágine sobre la posible llegada de Neymar, por el que pugnan Barça y Madrid.

Necesitaba Valverde una victoria así en el quinto amistoso de una pretemporada que no había sido excesivamente brillante hasta el duelo de Michigan. Este sábado no solo triunfaron los goleadores, sino también jugadores que vienen para ser decisivos en otras facetas. Es el caso de Frenkie de Jong, que completó una excelente actuación como pivote defensivo en un once mucho más reconocible que el del miércoles.

Con Ter Stegen bajo palos, la defensa claramente titular y el tridente ofensivo que iniciará la Liga en San Mamés, solo el centro del campo podría sufrir novedades en Bilbao el próximo viernes. De Jong estuvo escoltado por Sergi Roberto y Aleñá en una combinación que funcionó bastante bien. Busquets y Rakitic, goleadores el miércoles, se quedaron en el banquillo. Falta por ver si perderán su condición de indiscutibles en la Liga.

Notó el equipo esa presencia masiva de titulares. Si en el anterior choque contra el Nápoles la puesta en escena fue bastante decepcionante, esta vez el Barça se adueñó del esférico desde el primer momento, con un ritmo más convincente y la posesión del balón como eje del desarrollo ofensivo. En ese cometido sobresalió De Jong, que volvió a exhibir excelentes detalles técnicos y de conocimiento del juego.

Festival azulgrana

Menos atinado empezó Griezmann, que se estrenó finalmente como goleador. No lo hizo en su primer intento cuando Suárez le dejó en una posición inmejorable, pero disparó demasiado cruzado (m. 13). Hubiese sido el tanto merecido para un Barça que mostró una notable imagen en el comienzo. Esas buenas maneras no se tradujeron en goles en un primer tiempo sin puntería. Dembélé, con un tiro flojo desde la frontal (m. 41), y Luis Suárez, con un disparo desviado a córner por Meret (m. 43), protagonizaron esos acercamientos.

El infortunio concluyó tras el descanso. Valverde mantuvo el once y en la primera aproximación llegó el premio. Griezmann falló solo ante el portero en claro fuera de juego y Suárez remachó sin problemas en el rechace (m. 47). Fue el comienzo del festival azulgrana, que se saldó con otros tres goles en siete minutos.

Griezmann remató a placer un pase de Alba, Suárez firmó el tercero con un tiro magnífico y Dembélé se sumó a la fiesta antes del carrusel de cambios. Arthur, Arturo Vidal y Coutinho, los últimos en llegar, se estrenaron con todo decidido y Riqui Puig no participó ni un minuto.