Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BADMINTON

Carolina Marín logra en Huelva su cuarto campeonato de Europa

EL PERIÓDICO
29/04/2018

 

La española Carolina Marín conquistó en Huelva y en el Palacio de Deportes que lleva su nombre su cuarto título europeo de badminton al derrotar en la final a la rusa Evgeniya Kosetskaya por 21-15 y 21-7 en 35 minutos, victoria que le convierte en más leyenda de lo que era.

La jugadora onubense hace historia al superar los tres títulos consecutivos que logró la danesa Camilla Martin (1996, 1998 y 2000) y cumple su sueño de jugar y ganar un gran campeonato en su tierra y ante su gente, que llenó por completo las algo más de 4.000 localidades del recinto.

Ser profeta en su tierra tiene un valor y una dificultad incalculable y Marín lo consiguió para encadenar su cuarto oro europeo consecutivo tras los de 2014 (Kazán, Rusia), 2016 (La Roche-sur-Yon, Francia) y 2017 (Kolding, Dinamarca).

Reina indiscutible de Europa
Marín volvió a demostrar que es la reina indiscutible de Europa y superó a las rivales, la batalla consigo misma, la presión de ser la favorita, los nervios por no querer defraudar, y controló la emoción para convertirla en éxtasis y hacer más historia aún.

En un ambiente de excepción, con el público animando y gritando el nombre de su heroína, se inició la final. Y al contrario que los nervios iniciales de rondas anteriores, en lo que tuvo el brazo encogido, Carolina salió muy enchufada, lista para reinar desde el primer punto. Con un 4-1 inicial alimentó la ilusión colectiva y las ganas de disfrutar de un momento único.

Ese efecto pareció disiparse un poco y se demostró que tocaba seguir remando porque la rusa se acercó 4-3 por fallos de la onubense en el remate. Parecía como si la campeona española quisiera ir más rápido de lo debido en la conquista de cada punto y de nuevo la guerra estaba en encontrar la calma, estar bien consigo misma y desplegar su plan de juego. Volvió a él y respiró con un 10-5 antes de irse 11-7 al descanso.

Después fue la rusa la que erró repetidamente en la red y cuando mejor estuvo en ese intercambio próximo, Carolina sacó un golpe largo espectacular que cayó junto a la línea de fondo (16-10). Con alternancias de aciertos y errores se llegó al 19-15 y en ese punto un remate suspensión y un fallo de su rival le sirvieron el primer set por 21-15 en 18 minutos.

Golpes ganadores
La continuación del duelo tuvo a una Carolina que fue madurando más los puntos hasta arrinconar a Kosetskaya. Minimizó sus errores, ajustó sus golpes ganadores y con un 7-1 puso tierra de por medio con seguridad.

Las palmas por Huelva certificaban la consolidación de su autoritario juego en la final, en la que desplegó un repertorio de golpes a cada cuál más espectacular para cerrar cada punto.

El marcador registró un 11-4 en el intermedio y a la vuelta aceleró con firmeza a los diez puntos de diferencia (14-4). Ya el título estaba en su mano y sólo se le escaparía y si ella lo permitía, pero no estaba dispuesta a ello. Seguía dominando y bailando a su rival, dirigiendo cada juego para dar pasos sin retorno hacia la victoria, que tenía muy cerca (19-6).

Dos puntos más y tocaría el cielo en su casa. Resonaba el "Carolina, Carolina". Falló en la red y luego lo hizo la rusa y en el punto definitivo se desbordó la emoción. Se tiró al suelo para sentirlo y asimilarlo y se levantó para dar las gracias y correr hacia la grada para abrazar a su gente.

Las noticias más...