Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Las semifinales de la Copa

Un clásico con Messi y sin Dembélé

Barça y Madrid se miden en el Camp Nou en busca de un resultado que deje al rival tocado en un mes decisivo

Rafael Tapounet
05/02/2019

 

Igual que los dos oficiales napoleónicos de la novela de Joseph Conrad 'Los duelistas', arrastrados por el destino a batirse una y otra vez aun cuando ya se ha perdido el recuerdo del agravio que motivó el enfrentamiento entre ambos, el FC Barcelona y el Real Madrid se vuelven a medir en un duelo que, como sucede con todos los clásicos, resulta trascendente por sí mismo, al margen del tiempo, de las circunstancias e incluso de la voluntad de los implicados. Azulgranas y merengues podrían, en un momento dado, tomar la decisión de relegar la Copa del Rey en su orden de prioridades a fin de centrarse en otras competiciones, pero nunca, jamás, podrán rebajar la importancia de un clásico.

Y es por esa razón que un asunto como la posible ausencia de Leo Messi, que en una eliminatoria contra cualquier otro rival se hubiera considerado no solo asumible sino hasta aconsejable frente al riesgo de una lesión, es contemplada ahora por el barcelonismo con una inquietud muy comprensible. Por el momento, el aductor del muslo derecho del capitán respondió positivamente durante el entrenamiento vespertino y el 'crack' rosarino entró en la lista de convocados para el partido. Una convocatoria en la que no figura Ousmane Dembelé, que se entrenó junto a sus compañeros por primera vez desde que hace 17 días sufrió un esguince en el tobillo izquierdo pero cuya reaparición deberá esperar al partido de Liga del domingo en San Mamés.

Una lista de 19

Valverde ha confeccionado una lista de 19 jugadores, por lo que antes del encuentro (Camp Nou, 21 horas) deberá descartar a uno de ellos. Si, como parece probable, Messi está en condiciones de jugar, esa plaza en la grada puede ser para uno de los centrales, puesto que el técnico ha convocado a los cuatro que tiene disponibles (Piqué, Lenglet, Vermaelen y Murillo). El que tiene un puesto asegurado en el banquillo es el guardameta del filial Iñaki Peña, que entra en el grupo en sustitución del lesionado Cillessen.

Una incógnita que el técnico azulgrana deberá despejar es quién acompañará en el centro del campo a los ineludibles Sergio Busquets y Rakitic (que ambos estarán en el once inicial se paga a una cuota de 1.01 en las casas de apuestas). Jugando en casa, al Barça le conviene guardar la pelota y evitar un choque de ida y vuelta, lo que hace pensar que Arthur, que solo jugó 24 minutos ante el Valencia, tendrá un sitio en la alineación. Pero tampoco hay que desdeñar el expediente de Arturo Vidal en sus enfrentamientos con el Real Madrid, al que ha marcado goles enfundado en las camisetas de la Juventus, el Bayern de Múnich y el Barça. Y no es para nada descartable alguna alternativa menos habitual, como la presencia en la medular de Sergi Roberto, cuyas actuaciones frente al eterno rival nunca bajan del notable.

En busca de un golpe anímico

Juegue quien juegue, ambos equipos son muy conscientes de estar disputando algo más que el partido de ida de las semifinales de la Copa. Recién ingresados en un mes de máxima exigencia que puede determinar la suerte de las tres competiciones en liza, un resultado claro a favor de uno u otro tendría un efecto anímico importante. Los azulgranas quieren cortar la trompeteada progresión del equipo de Solari y devolverlo a la Tierra. Los blancos buscan reengancharse a la élite e inocular el virus de la duda en el conjunto de Valverde. Los dos quieren estar en la final del Benito Villamarín y optar al triplete.

Pero, por encima de todo, ambos quieren batir al rival, a ser posible de forma humillante, y prepararse para el siguiente desafío. Y vuelta a empezar. Como advirtió Joseph Conrad, no hay descanso para los duelistas.