+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

OLIMPISMO

La desastrosa inauguración de la Villa Olímpica

Once delegaciones, entre ellas la avanzadilla de España, se han visto afectadas por las numerosas deficiencias del alojamiento oficial en Río

 

Una vista de la polémica Villa Olímpica de Río. - EFE / MARCELO SAYO

EDU SOTO / RÍO DE JANEIRO
26/07/2016

Con nocturnidad y alevosía, los miembros de la delegación olímpica de Suecia cargaron de madrugada sus maletas en una decena de taxis y abandonaron la Villa de los Atletas de Río 2016 rumbo a los hoteles del barrio carioca de Barra da Tijuca. No fueron los primeros. El pasado domingo, día de la inauguración de la polémica instalación, los 56 miembros de la comitiva australiana se dieron media vuelta tras comprobar el lamentable estado del edificio 17. Los baños inundados, el mal olor, la suciedad, los problemas con la electricidad y un fuerte olor a gas en el ambiente fueron demasiado para unas selecciones que aspiran a un buen resultado en la 'cidade maravilhosa'.

A escasos 10 días del inicio de los primeros Juegos Olímpicos celebrados en un país de América del Sur los problemas con la flamante Villa de los Atletas de Río 2016, la mayor de todos los tiempos con una capacidad de 17.500 habitantes, han acaparado las portadas de la prensa mundial. "Debido a los diferentes problemas en la villa, de gas, electricidad y fontanería, decidí que ningún integrante del equipo australiano se alojará en el edificio que se nos ha reservado", declaró el domingo la jefa de la delegación australiana,Kitty Chiller, abriendo una auténtica caja de Pandora que en los siguientes días ha afectado a un total de 11 delegaciones olímpicas, entre ellas España.

En declaraciones al diario 'Marca', el jefe de la expedición española,Gaietà Cornet, explicó que los apartamentos reservados al equipo español presentaban fugas de agua, problemas con el agua caliente y las cisternas de los baños. "Siempre suele haber problemas los primeros días, pero de un grifo o una cisterna. Nunca había tenido a este nivel porque no se concentran solo en un edificio, sino que es un problema generalizado", apuntó Cornet quien, sin embargo, cree que los esfuerzos de última hora serán suficientes para garantizar la instalación de los 305 atletas de la delegación española el próximo 29 de julio.

Conscientes del ridículo internacional, los responsables del Comité Organizador de Río 2016 mantienen desde el domingo a 630 trabajadores concentrados en reparar lo antes posible los 21 edificios que presentan problemas serios de habitabilidad divididos en turnos maratonianos de hasta 12 horas. Se calcula que el próximo jueves el 100% de las instalaciones, los 31 edificios, estarán operativas mientras que el final del día ya se habrán instalado en la Villa unos 2.400 atletas de 120 países. Solamente una avanzadilla de los cerca de 10.500 atletas que albergará de cara al inicio de las competiciones el próximo 5 de agosto.

Mientras tanto, algunas delegaciones se lo están tomando con más filosofía y se han puesto manos a la obra para acelerar el proceso. Si bien Ios italianos han optado por contratar albañiles, electricistas y fontaneros por cuenta propia, los holandeses desfilaron por la Villa de los Atletas cargados con un carrito en el que no faltaron los productos de limpieza básicos y la cerveza holandesa. Por su parte, los atletas bielorrusos se dedicaron a bromear en las redes sociales con la suciedad de las ventanas y uno de los atletas kenianos llegó a escribir un curioso mensaje en el mural de mensajes de la Villa de los Atletas: "Por favor arreglen mi lavabo. Adoro el lugar".

Pero no todo iban a ser críticas, la delegación de Sudáfrica felicitó al Comité Organizador de Río 2016 por las excelentes instalaciones del restaurante de la Villa de los Atletas, el aire acondicionado en las habitaciones y la buena recepción de la señal de WiFi en los apartamentos. Un alivio para un inicio desastroso que, en opinión de la mayoría de los brasileños, solo es el anticipo de lo que está por venir en los próximos días.