Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL BALANCE DE ESPAÑA

España sube al podio

Los siete oros quedan solo por detrás de los 13 de Barcelona 92 y sitúan a España 14ª en el medallero. La delegación iguala las 17 medallas de Londres 2012 en un meteórico esprint de cuatro días

JOAN CARLES ARMENGOL / RÍO DE JANEIRO
22/08/2016

 

España mantiene el tipo. Hubo un momento en que los Juegos Olímpicos de Río 2016 que se cerraron ayer amenazaban con ser una ruina para la generosa delegación española, más de 300 deportistas (un 48% de ellos mujeres) que no acababan de encontrar la tecla para acceder a los podios. Pero en un esprint final de cuatro días más que notable, el equipo logró situarse al mismo nivel que Londres, con 17 medallas, aunque algunas de mucha más calidad, como lo refleja que España abandona la ciudad brasileña con siete campeones olímpicos y, en cambio, dejó la capital británica con solo tres. Gracias a ello, la delegación española ocupa en estos JJOO el puesto 14° del medallero. Fue 21ª hace cuatro años y sexta en su mejor ocasión, en Barcelona 1992.

Solo en Barcelona 92, el equipo español obtuvo más medallas de calidad que en Río. Entonces fueron 13 las medallas de oro conseguidas, pero desde entonces, el techo se había situado en las cinco de Atlanta 1996 y de Atenas 2004. Siete veces ha sonado el himno español en Río con un deportista en los más alto del podio. Del mismo modo que los campeones aumentaron, también lo hizo la clase media, puesto que nunca hasta ahora España había colocado a 55 deportistas o equipos entre los ocho mejores, los que tienen derecho a un diploma olímpico. El máximo de diplomas hasta el momento había sido en Atenas 2004 (52). «Le doy un 10 al equipo, más allá de las medallas», dijo el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco. «Este equipo es un lujo». Un total de seis deportistas quedaron cuartos, a las puertas de la medalla (Gálvez, Castroviejo, Benavides, el 49er de vela y los ya medallistas Belmonte y Nadal).

NERVIOS Y REACCIÓN

España se fue a dormir el miércoles de la última semana con solo siete medallas en el zurrón. Los nervios afloraban. Pero las estrellas se alinearon para que, en un superjueves casi perfecto, La Roja se hiciera con tres medallas más y se asegurara dos para días posteriores (el baloncesto femenino y la de bádminton de Carolina Marín). A esos 12 podios se añadieron dos más el sábado (el segundo de Craviotto y el oro de Beitia) y tres más en un domingo muy provechoso: la gimnasia rítmica regresó a la élite, el baloncesto masculino encadenó su tercera medalla consecutiva y Carlos Coloma dio la sorpresa en mountain bike. Coloma, un riojano de 34 años que fue sexto en Londres, sorprendió a los mejores y se coló en la selecta lista de los 17 medallistas españoles.

Detrás del abanderado Rafael Nadal, en la ceremonia inaugural, desfilaron muchos pesos pesados del deporte español que, a la hora de la verdad, han cumplido con las expectativas y han mantenido a flote el papel de la delegación. No han fallado y han tirado del carro. El propio Nadal añadió un oro en dobles al título individual de Pekín 2008. Pau Gasol no se ha ido de vacío en un baloncesto dificultado por el cruce de semifinales con EEUU. Mireia Belmonte ya suma cuatro medallas en dos Juegos, igual que el piragüista Saúl Craviotto en tres. Carolina Marín se consagró en el deporte que domina, el bádminton, y Joel González (taekwondo) y Maialen Chourraut no se han bajado del podio.

Se podía esperar más, eso sí, de Miguel Ángel López, campeón mundial y europeo de marcha atlética; Mario Mola en triatlón; Marina Alabau en vela; Garbiñe Muguruza en tenis, y Ray Zapata en gimnasia, pero algunas sorpresas han compensado esas decepciones deportivas. Si en Londres 2012 se produjo el sorpasso y, de las 17 medallas, 11 llegaron del sector femenino de la selección, en Río se mantuvo la superioridad de las Guerreras, aunque más matizada: nueve de las 17 medallas han sido del sexo más fuerte, hablando en términos deportivos. Ruth Beitia, la taekwondista Eva Calvo, el baloncesto femenino y la halterófila Lydia Valentín se han unido a la fiesta y las mujeres han obtenido una proporción muy superior de medallas de la que correspondería a su 48% de presencia en el equipo.

REYES Y REINAS, EN PLURAL

A escala general no han sido unos Juegos de un único rey y una única reina, porque las figuras se han amontonado logrando cosas nunca vistas: Michael Phelps, Usain Bolt, Neymar, el pseudo dream team del básquet USA, en hombres; Simone Biles, Katie Ledecky, Elaine Thompson, el verdadero dream team del básquet USA, en mujeres. Así se podría resumir Río-16. H

Las noticias más...