+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

MUERTE SOSPECHOSA

El exjefe de la agencia rusa antidopaje fallecido trató de revelar secretos a la prensa

Kamáev, que murió de un infarto, según la información oficial, había contactado con periodistas del 'The Sunday Times'

 

Nikita Kamáev, en una imagen tomada el pasado mes de octubre. - AFP / VASILY MAXIMOV

AGENCIAS / LONDRES
21/02/2016

El exjefe de la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA), Nikita Kamáev, ofreció a un periodista de "The Sunday Times" información secreta sobre un programa estatal para dopar a atletas diez semanas antes de morir, el pasado domingo, revela hoy el diario británico. Kamáev, que falleció de un infarto a los 52 años, según informó la agencia rusa, envió un correo electrónico al jefe de la sección de Deportes del periódico, David Walsh, en el que aseguraba que disponía de "información y hechos que nunca se han publicado".

"Quiero escribir un libro sobre la verdadera historia de lafarmacología deportiva y el dopaje en Rusia desde 1987", afirma Kamáev en ese correo, en el que aseguraba haber trabajado como "joven científico" en un "laboratorio secreto" en la época de la Unión Soviética. Kamáev, que dimitió en diciembre en medio del escándalo desatado por las denuncias de dopaje entre atletas rusos, fue el segundo exjefe de la RUSADA que murió este mes.Vyacheslav Sinev, su antecesor en el cargo hasta 2011, sufrió un ataque cardíaco el 3 de febrero.

En otro correo electrónico enviado al periodista británico, Kamáev escribió: "Mi archivo personal contiene documentos, incluidasfuentes confidenciales, acerca del desarrollo de fármacos para mejorar el rendimiento y medicina deportiva". "Hay correspondencia con la comunidad antidopaje, el ministerio de Deportes, el Comité Olímpico Internacional, el Comité Olímpico Nacional, la Agencia Mundial Antidopaje, correspondencia personal, y más", afirma.

La Federación Rusa de Atletismo (FRA) se vio privada en noviembre pasado de su licencia tras el escándalo, lo que amenaza a los atletas rusos con quedarse sin competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.