Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SEÑALADO POR MESSI

Gallardo, el mejor entrenador de América

El Muñeco suma diez títulos con River Plate, con dos copas Libertadores, y sueña con una tercera. Football World Ranking lo sitúa como segundo mejor técnico actual, detrás de Valverde y delante de Klopp

ABEL GILBERT
25/10/2019

 

“Entrenador se es las 24 horas del día”. La dedicación le rindió sus frutos a Marcelo Gallardo: ganó diez títulos con River Plate, entre ellos dos copas Libertadores de América, y sueña con una tercera. Le llaman 'Muñeco' pero desde hace unos años 'Napoleón' por su mirada de estratega. Para las nuevas generaciones de hinchas es el mejor míster de la historia del club de la banda roja. Sus padres o abuelos hablan de Ángel Labruna y Ramón Díaz, cuyos blasones en el banquillo han sido indiscutibles. Pero Gallardo no es pasado sino un presente triunfal que se sigue ensanchando.

El Muñeco fue también un refinado jugador. La notoriedad lo alcanzó saliendo de la adolescencia si se tiene en cuenta que debutó en la primera división de River con 17 años, de la mano de Daniel Passarella quien, en 1994, lo llevó a la selección. Lo aplaudieron por su astucia precoz, la capacidad para leer un partido y una pegada deslumbrante. También lo abuchearon y no le resultó fácil asimilar esa experiencia. “Creo que no estaba preparado para sentir la reprobación”.

La ovación, el insulto
Desde muy temprano entendió que las emociones en el fútbol son efímeras. La ovación de hoy puede ser el insulto de mañana. “Se pierde de vista que somos humanos, y nos equivocamos. Y tenemos períodos que las cosas no salen como queremos, falta confianza, tenemos miedos, todas esas cosa nos pasan... y hay que tenerlas en cuenta”.


Gallardo y los jugadores, con la Libertadores en el Bernabéu / THANASSIS STAVRAKIS (AP)  

Diego Borinsky, el autor de los libros 'Gallardo Monumental' y 'Gallardo Recargado', señala que al igual que Pep Guardiola, el Muñeco tenía un físico muy frágil. “Eso los hacía pensar y largar rápido la pelota, ser inteligentes. La diferencia es que uno jugaba de cinco, y el otro más adelante, de enganche”.

Como jugador ganó seis torneos locales, una Libertadores (1996) y una Supercopa Sudamericana (1997).  Jugó luego en la liga francesa (el Mónaco y el PSG) y tuvo un paso por el  fútbol uruguayo. Pero su identificación absoluta con River lo convirtió, a los 38 años en entrenador. Al principio desconfiaron de él. Se dijo que carecía experiencia. Les cerró la boca a fuerza de ganar títulos.

En 2015, tras obtener su primera Libertadores, la IFFHS lo consideró el quinto mejor entrenador del mundo, solamente superado por Luis Enrique, Pep Guardiola, Massimiliano Allegri y Unai Emery. El sitio Football World Ranking lo acaba de ubicar segundo entre los 10 mejores entrenadores de la actualidad, por detrás de Ernesto Valverde y adelante de Jurgen Klopp, Pep Guardiola  y Maurizio Sarri.

Uno de los que votó a su favor es nada menos que Leo Messi y en Buenos Aires se entendió ese gesto como un convite a entrenar el Barcelona. “Lo que ha hecho Gallardo en River es increíble. A nivel resultados, de darle consistencia, y otro año y otro año. Se van jugadores pero sigue estando a nivel”, dijo Guardiola, sorprendido por el desconocimiento que se tiene de él al otro lado del Atlántico. “Parece que solo existe Europa en el mundo”.

Para Rodolfo D'Onofrio, el presidente de River, el Muñeco es ante todo un líder especial. “La humildad no hay que confundirla con carácter y personalidad. Es enormemente trabajador, exigente. Tiene claro lo que quiere. Hasta me exige a mí”. Muchas veces le preguntan cuál es el secreto de su éxito deportivo. Los que conocen bien a Gallardo creen que está en el modo en que se relaciona con los jugadores. "Soy frontal y lo más honesto posible, y soy de reconocer cuando me equivoco. El futbolista lo detecta y te cree cuando le decís por qué juega otro, aunque a veces no hace falta advertirlo”.

Los enemigos, en Boca Juniors
El 23 de noviembre River recibirá a Flamengo. Los de Boca Juniors, rivales históricos, doblemente eliminados en la Libertadores, desean que Gallardo sea humillado por los brasileños. Fue tentado para dirigir el seleccionado argentino pero declinó amablemente de la invitación. Nunca se conocieron las razones de esa negativa. Sabe que se quedará en River mientras dure la alegría. Los hinchas quisieran que sea eterna.

El Muñeco sabe a los 43 años que eso es tan imposible como dañino. “La derrota es parte de la enseñanza permanente. Generalmente, uno analiza muy poco la victoria. Las derrotas te pegan duro. Ahí empezás a crecer”.

Las noticias más...