Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LOS MÉTODOS DEL SELECCIONADOR

Hierro, el padre de "la familia"

La jerarquía e influencia del nuevo técnico apacigua la selección tras la tormenta del fulminante despido de Lopetegui

EL PERIÓDICO
17/06/2018

 

Hablaba Luis Rubiales y él escuchaba con atención. A esa hora, justo cuando el presidente de la federación española anunciaba el despido fulminante de Julen Lopetegui, Fernando Hierro no era aún el seleccionador español. Fueron dos horas en las que ‘La Roja’ no tenía entrenador. Tal cual. Hablaba Rubiales y Fernando Hierro, escoltado a su derecha por Pedro Cortés, el veterano federativo, y Chema Timor, asesor del nuevo presidente, lo miraba con atención desde la primera fila del suntuoso estadio del Krasnodar. En ese momento no le había dicho que sí a Rubiales.

A esa hora, ya podía ser el sucesor de Lopetegui, el hombre que negoció su fichaje por el Madrid a espaldas de España. Pero, fiel como es en su actitud vital, pidió algo de tiempo para responder afirmativamente a Rubiales. Tampoco tenía todo el tiempo del mundo. Más bien, un par de horas. Y aceptó "el desafío", como él mismo dijo después, porque se trataba "de un acto de responsabilidad".

No podía dejar tirado a su selección, esa en la que ha jugado 13 años, disputando cuatro Mundiales (ni un minuto en Italia 90, intocable en Estados Unidos-94, Francia-98 y Corea-Japón-2002), además de ser el ideólogo, junto al tacto y la sabiduría de “Vicente”, así llama él a Del Bosque, en Sudáfrica-2010.

Desde aquel día, no hace ni una semana, Hierro creó "la familia" de la selección. Y le tocó a él, un técnico sin apenas experiencia alguna (un año en el Oviedo en Segunda División A y otro como ayudante de Ancelotti en el Bernabéu), ponerse al frente del tsunami. Sin miedo alguno. Y, sobre todo, sin medrar por un puesto para el apenas 24 horas antes no se había visto nunca. Su móvil estaba a punto de estallar, recogiendo cerca de 500 mensajes de "la gente del fútbol", como le encanta recordar.

Lo primero que hizo Hierro fue "mirar a los ojos de todos. Para empezar, al presidente Rubiales, con quien ni tan siquiera ha negociado un contrato. Bastante tuvo con ponerse el chándal y dirigir el primer entrenamiento, apenas 48 horas del debut mundialista en Sochi contra Portugal.

Se puso el chándal, pero antes llamó, eso sí, a su gente de confianza: Julián Calero (segundo entrenador) y Juan Carlos Martinez (preparador físico). Mantuvo a parte del cuadro técnico de Lopetegui (el exazulgrana Albert Celades es el nexo táctico con la vieja estructura, además de José Manuel Ochotorena, el histórico preparador de porteros, y Antolín Gonzalo, antiguo ojeador de Del Bosque, Lopetegui y ahora Hierro).

Llamó, eso sí, y de forma urgente, también a Carlos Marchena, el exinternacional español para que ejerciera de contacto con los jugadores. Completada a toda prisa el grupo de trabajo (Calero, Martínez y Marchena llegaron el mismo viernes, horas antes del partido en Sochi), Hierro se metió entonces en la mente de los jugadores. Unos futbolistas desconcertados por la magnitud de la tormenta que se les vino encima.

Hierro no hizo revolución alguna. Mantuvo los pilares de Lopetegui, pero aprovechó su influencia y jerarquía para ir convenciendo a los jugadores, obsesionado como estaba en apaciguar el clima volcánico que salpicaba a la selección en la lujosa academia de Krasnodar. "Lo que se trata es no estropear, lo que se trata es de poner cordura y normalidad", proclamó Hierro a todo aquel que le quería escuchar. Poco a poco, iba fomentando ese espíritu de "familia" que aireó cuando De Gea, "uno de los nuestros", caía deprimido por tan grosero error en Sochi. "A los nuestros no los dejamos tirados", gritó Hierro.

Los códigos del vestuario

Gestionó al grupo desde la autoridad y la intuición que le proporciona, como recuerda siempre, haber "estado 30 años rodeados del balón". Habla Hierro el lenguaje del futbolista, interpreta sus códigos, huele los silencios del vestuario, donde lleva más de vida (este malagueño de Vélez Málaga tiene 50 años). No necesita de coachs mentales (Juan Carlos Campillo se fue a Madrid con Lopetegui, su jefe) para apaciguar el ambiente ni gestionar con éxito el control emocional de sus jugadores.

Ante la tormenta, siempre una sonrisa, unido a un discurso directo, quien trabaja con dos ayudantes (Calero, exentrenador del Navalcarnero y comisario en la policía municipal de Madrid, y Martínez, que ya fue preparador físico en las categorías inferiores de la selección) que fueron en su día colaboradores de Lopetegui en el Oporto. Apasionado y lleno de carácter cuando era jugador y capitán del Madrid ha mutado ahora Hierro en un técnico sosegado y reflexivo como se vio en su debut en Sochi, aunque la americana no le durara ni 20 minutos. Camina y sonríe Hierro, mariscal como defensa, padre de familia numerosa ahora. Tiene 23 hijos, 23 jugadores.

Las noticias más...