Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EJEMPLO VITAL

Ida Keeling, la neoyorquina de 102 años que sigue batiendo récords de atletismo

"El ejercicio es mi mejor medicina", asegura la célebre corredora en el libro sobre sus hazañas que acaba de publicar

EL PERIÓDICO
02/05/2018

 

Ida Keeling tiene una entrada en la Wikipedia. Además de su fecha de nacimiento (15 de mayo de 1915) dice que es una atleta estadounidense residente en Harlem (Manhattan). Tiene 102 años, y una extraordinaria forma física. 

Empezó a correr a los 67 años, y desde entonces no ha parado de ganar premios y de batir récords, convirtiéndose en la primera mujer de la historia que, con 100 años,  completó los 100 metros lisos.

Su historia aparece en el documental If you're not in the obit, eat breakfast (HBO), en el que el comediante Carl Reiner entrevista a célebres nonagenarios y algún centenario para mostrar cómo los años crepusculares pueden ser realmente felices, plenos y gratificantes.

La neoyorquina, que en el 2011 -con 95 años-, estableció el récord mundial de su categoría en correr 60 metros en 29,86 segundos en una carrera en Manhattan, entre otros logros, asegura que sigue sin parar: "El ejercicio es mi mejor medicina", explica.

RUTINA DIARIA

Así, todos los días, cuando se levanta de la cama, hace estiramientos para combatir la artrosis, practica unas cuanta sentadillas e incluso flexiones. Lo cuenta en su propia página web, y el New York Times también le ha dedicado un reportaje.

Con sus 37 kilos y 600 gramos de peso y un metro y 37 centímetros de altura no hay nada que la detenga y lo tiene tan claro que ha escrito un libro -Can't Nothing Bring Me Down-  donde cuenta su vida. La vida de una madre soltera  en uno de los barrios más pobres de Nueva York. Tuvo cuatro hijos. Dos de ellos murieron en asesinatos relacionados con las drogras en 1978 y 1980, respectivamente. La pérdida sumió a Ida en una profunda depresión de la que solo salió cuando su hija le apuntó a una carrera.

Ida empezó a correr y entonces, recuerda, se dio cuenta de su fortaleza y comenzó a salir del agujero, así que desde entonces no ha dejado de ponerse sus deportivas y de preparar carreras.

La última la corrió el pasado febrero y el próximo agosto tiene su próxima cita con la meta.

Las noticias más...