+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Liberan al futbolista mexicano Alan Pulido tras 24 horas secuestrado

El jugador de Olympiacos, que se encuentra sano y salvo, fue capturado el sábado noche en el estado de Tamaulipas

 

Alan Pulido durante un partido con Tigres en el Apertura de 2012 - EFE

EL PERIÓDICO
30/05/2016

Las autoridades de México han confirmado el rescate y liberación de Alan Pulido, futbolista mexicano que pertenece actualmente alOlympiacos griego, tras pasar 24 horas secuestrado. En la operación participaron agentes del Estado mexicano y del gobierno local de Tamaulipas, donde el jugador fue privado de su libertad el pasado sábado.

El exjugador de Tigres y Levadiakos se encontraba de vacacionesdesde hacía unos días en su natal Ciudad Victoria, en el estado nororiental de Tamaulipas. El sábado por la noche, madrugada del domingo en España, acudió a una fiesta en un rancho cerca de su casa en compañía de su pareja. Alrededor de la medianoche, cuando regresaba a su hogar por una carretera secundaria, su vehículo fue interceptado por varias camionetas. Según la prensa local, media docena de individuos armados y enmascarados se llevaron entonces al futbolista.


TAMAULIPAS, ESTADO VIOLENTO
En un primer momento, la Fiscalía tamaulipeca solo informó de su desaparición, pero sus propios familiares confirmaron un secuestro que terminó felizmente ayer domingo. "Alan está con nosotros, estamos haciendo los procedimientos legales del caso y más adelante se conocerán los detalles de su liberación", declaró Egidio Torre, gobernador de Tamaulipas, que aseguró que el jugador de 25 años se encuentra sano y salvo.

El estado de Tamaulipas es conocido por la violencia reinante derivada de la guerra interna entre el cártel del Golfo y el de Los Zetas. El secuestro de futbolistas y otras estrellas mediáticas es muy común en este tipo de zonas. En muchas ocasiones, los familiares ni siquiera denuncian el caso a la policía, siguiendo las instrucciones de los criminales, y prefieren limitarse a pagar el rescate discretamente.