+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

REAL MADRID 1 - 2 MANCHESTER CITY

El Manchester City de Guardiola asalta el Bernabéu

El equipo de Zidane se deja remontar en un final dramático en el que Ramos acaba expulsado

 

Los jugadores del CIty celebran uno de los goles anotados en el Bernabéu. -

ALEJANDRO GARCÍA
27/02/2020

En quince minutos finales tan inesperados como dramáticos, el Madrid perdió la iniciativa y buena parte de sus opciones en la eliminatoria ante un Manchester City que sufrió un gol en contra cuando menos lo merecía y, en los minutos mejores minutos de los de Zidane, llegó una remontada inesperada que deja tocado al Madrid.

El partido empezó con una aparente quietud en la que dominaba territorialmente el Madrid, con el City bien dispuesto en líneas cercanas, con presión selectiva y sin ningún riesgo en la salida desde atrás.

Guardiola renunció a su esquema y a su mantra de dominio. Ese papel lo adoptó un Zidane que impulsó sociedades en la medular con las superioridades que creaba Isco. El francés dejó en el banquillo a Kroos, en detrimento de Modric, y le dio la alternativa a Vinicius, conseguidor de la primeras llegada de su equipo.

Los de Guardiola no salieron combinando de la presión del Madrid hasta más allá del cuarto de hora. A continuación llegó la primera aparición de De Bruyne en el partido y la mejor ocasión hasta ese momento, de Gabriel Jesús, que abortó Courtois.

DOMINIO DEL CITY, GOL DEL MADRID

Los ingleses ganaron peso en el juego, a pesar del cambio obligado de Laporte por lesión, y las fases de dominio del Madrid amenazaban con evolucionar hacia una posesión no inquietaba. Volvió a aparecer Vinicius para propiciar un cabezazo de Benzema, repelido con acierto por Ederson (el brasileño falló el rechace), pero la impresión era que el Madrid estaba gastando muchas balas y que el City aguardaba con el cargador todavía repleto.

El segundo tiempo empezó con los ánimos fríos en el Bernabéu, ni la presión ni el despliegue con balón ilusionaba a una grada con la mosca detrás de la oreja. Un contragolpe, dirigido por De Bruyne y mal resuelto por Mahrez, fue el primer aviso, después llegaron otros dos disparos con peligro del argelino, mientras el Madrid sobrevivía, como un mal recuerdo de la temporada pasada, con Vinicius y su deslavazada verticalidad como el único recurso al que se podía agarrar.

Mientras el partido se inclinaba hacia los intereses británicos, la confianza de los de Guardiola se convirtió en credulidad, tanto que Otamendi se lanzó a sacar jugado un balón junto a Rodri y el resultado fue otra carrera de Vinicius que, ya en el área, asistió a un Isco que llegaba solo y adelantó a su equipo.

RIESGO CON PREMIO

Con el marcador en contra, los riesgos que tomaba el City eran cada vez mayores (entró Sterling) y los de Zidane no solo pudieron correr al contragolpe, si no que recuperaron un buen entendimiento con el partido que parecía olvidado.

Cuando parecía más cerca el 2-0, De Bruyne convirtió en dañina para el Madrid a una jugada sin aparente peligro que generó el empate de Gabriel Jesús. Fue un remate de cabeza tras una disputa con Ramos, perfecta para desatar las críticas contra el colegiado, pero ahí se desató el drama.

Aún con la conmoción del gol en contra, Carvajal cayó en la trampa de Sterling en una jugada sin peligro por la banda y, de penalti, De Bruyne colocó un 1-2 inesperado cinco minutos antes, que dejó paralizado a Zidane y al Madrid. En medio del final dramático, aún cupió la expulsión de Sergio Ramos, por un toque a un Jesús en ventaja al borde del área, que no estará en una hipotética remontada en Manchester.