+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SEGUNDA DIVISIÓN B

El Mérida no acaba de cuajar

El equipo de Dani Mori cae en el campo del Villarrubia en otro encuentro irregular

 

Dani Mori, entrenador del Mérida. - MERIDA AD

AREA 11
31/10/2020

VILLARRUBIA (2): Xavi Irureta; Herrera (Colinas 58’), Álex Jiménez, Algisí, Carlos Martínez; Iván Bueno (Cabezuelo 85’), Toni Seoane, Javi Grillo (Beltrán 68’), Fran Minaya (Arroyo 68’); Arcas (Carlos García 58’) y Hakim.
MÉRIDA (1): Montoya; Felipe (Chirri, 81’), Emilio, Nacho, Erik, Camps (Carbó 64’); Zarzo (Guille 46’), Mario Robles (Miguel Garci 64’), Fer Pina, Fraile; y Tovar (Dani 66’).
GOLES: 1-0, (25′): Hakim. 1-1, (73′): Fraile. 2-1, (75′): Beltrán. 
ÁRBITRO: Madrid Martínez (murciano). Mostró tarjetas amarillas a Herrera, Carlos Martínez, Arcas y Fran Minaya por los locales; y a los futbolistas emeritenses Javi Zarzo, Nacho y Erikorrano.
INCIDENCIAS: Encuentro del grupo V de la Segunda División B disputado en el Campo Nuevo sin la presencia de público en las gradas del recinto.

Segunda derrota de la temporada de una AD Mérida que solo ha podido sumar uno de los nueve puntos disputados, ante un Villarrubia que estrenó su casillero de victorias. Los locales se adaptaron mejor a las reducidas dimensiones y a la superficie sintética del Nuevo Campo, se adelantaron mediado el primer tiempo y tuvieron la fortuna de marcar su segundo gol casi en la jugada siguiente al empate emeritense. Chirri pudo empatar, ya en el descuento, pero su remate se perdió fuera por poco. Al final, 2-1.

Durante los primeros quince minutos, ninguno de los dos equipos terminó de cuajar. En este arranque, tan solo se pudo contabilizar un acercamiento digno de mención, tras una larga jugada de Héctor Camps, a cuyo centro no llegó Javi Zarzo. El partido estaba siendo soso, con constantes pelotazos hacia el campo contrario, mucho centrocampismo y muy poca profundidad. Las defensas se imponían con claridad y los porteros vivieron tranquilamente durante esos primeros minutos. El primer disparo con peligro lo protagonizó el local Fran Minaya en el minuto 20, aunque no puso en demasiados aprietos a Javi Montoya.

Pero esa acción espoleó a los villarrubieros, que comenzaron a dominar el juego y encontraron pronto el premio del gol. Tras un saque de banda sobre Javi Grillo, este centró al corazón del área, donde Hakim controló con calidad para inaugurar el marcador con un disparo raso y cruzado. A partir de aquí, el partido fue otro. Los emeritenses abrieron líneas y de nuevo Zarzo pudo empatar al minuto siguiente, pero tampoco llegó, esta vez por muy poco. El choque se volvió más vistoso, con un constante toma y daca, juego directo y más presencia en el área, aunque las defensas seguían mostrándose compactas.
Cumplida la primera media hora, el omnipresente Fran Minaya estrellaba una falta en buena posición sobre la barrera. Zarzo también tuvo otra ocasión desde lejos, pero su centro se perdía sin encontrar rematador. Dani Mori cambió su dibujo inicial de tres centrales y dos carrileros para apostar por un 1-4-4-2 en el que Felipe adelantó su posición en la banda derecha.

Por el otro lado llegó la mejor ocasión extremeña, en el 37’, tras una gran jugada de Marc Fraile, cuyo remate se topó con la espléndida intervención de Xavi Irureta para evitar la igualada. Fue el epílogo de un primer acto en el que el Mérida empezó mal, pero, al menos, mostró poder de reacción una vez se vio por detrás en el marcador. El gol seguía siendo la asignatura pendiente tras 225 minutos desde que echó a rodar el balón el 18 de octubre.

SEGUNDA MITAD / Tras la reanudación, la segunda mitad no se pareció en nada a la primera. Fue mucho más vistosa y los dos equipos, cada uno con sus armas, se volcaron a por la victoria. El Mérida se adaptó mejor a las características del terreno de juego y jugó de tú a tú a su rival, siempre dirigido en ataque por Fran Minaya, quien generó casi todo el peligro hasta que, por puro agotamiento, fue cambiado por Cristian Beltrán. El Villarrubia no acusó demasiado el cambio y siguió jugando muy alegre.

Por fin, en el minuto 73, el Mérida ponía fin a su maleficio con la portería adversaria. Garci protagonizaba una gran jugada por la banda derecha, colgaba el esférico al área y en el segundo palo aparecía Fraile para fusilar a Irureta con un remate raso y cruzado. Lo más difícil parecía que estaba hecho, pero dos minutos después llegó el jarro de agua fría. Y es que el segundo gol local comenzó con un saque de esquina favorable a los de Mori; el balón despejado por la defensa le cayó a Javi Grillo, que progresó rápidamente por el costado izquierdo y puso el cuero en bandeja para que Beltrán, desde el interior del área, marcase casi a placer, rematando al palo corto junto a la cepa del poste. Javi Montoya, que había adivinado su intención, no pudo llegar a despejarlo por centímetros.

A partir de ahí, volvió el toma y daca durante los casi veinte minutos que restaban. Tanto pudo llegar el tercero local como el empate emeritense. Ya en el descuento, Chirri, que había sustituido poco antes a Felipe, tuvo la gran oportunidad para dejar las tablas en el marcador, aunque su remate desde la frontal del área se le marchó fuera por poco.

DIFICULTAD / Se consumaba así una derrota que deja en situación complicada a un Mérida que, además, recibe en la próxima jornada a un Melilla que es otro de los claros candidatos a luchar por las tres plazas que dan derecho a jugar por el ascenso. El encuentro se celebrará en el estadio Romano a partir de las 12.00 del mediodía del próximo domingo 8 de noviembre.

Y el cuadro de Dani Mori está ya con urgencias, con un solo punto en la clasificación y serias dudas en torno a su potencialidad, que en este tramo inicial liguero está dejando bastante que desear, especialmente fuera de casa y en razón a los resultados que ha obtenido.